Acción / Reacción

Nueva lengua electrónica para producir mejor vino

Un nuevo dispositivo que cumple las funciones de la lengua humana sirve para precisar el momento ideal para retirar las uvas de la vid y dar inicio al proceso de fabricación del vino. Rápido, económico y muy efectivo. ¡Salud!

 

La

La “lengua” es un cilindro metálico que aprecia todo lo importante

 

“Lengua volumétrica o electrónica”, así la llaman sus creadores. Funciona mediante el análisis de la cantidad de azúcar (°Brix), el nivel de acidez total y el pH de las uvas, según cuenta Ramón Martínez-Máñez, uno de los coautores del estudio que llevó a cabo al respecto la Universidad Politécnica de Valencia, en España.

La “lengua”, que es en realidad un cilindro de acero equipado con electrodos, analiza estos elementos en el jugo que se obtiene cuando los racimos se machacan y así define exactamente cuándo se debe consechar. Tradicionalmente esto se hace en forma individual, con aparatos específicos y en un laboratorio. Ahora, la “lengua” funciona igual pero con más precisión: determina si se trata de una sustancia amarga, dulce o ácida; luego reconoce si es una fruta o un vegetal, o cualquier otra cosa.

Noticia relacionada: científicos argentinos crean vino en polvo sin alcohol, una bebida muy saludable

Uno de los beneficios del dispositivo es que permite tener certeza científica con respecto a la calidad de la fruta al inicio del proceso, lo que es fundamental para obtener un buen producto final. “La recolección es muy importante porque marca el resto de la cadena de fabricación, así que tiene que ocurrir en el momento adecuado: si la fruta está demasiado dulce, la cantidad de alcohol en la bebida no sería la correcta; y si no se recoge a tiempo, se pudre”, explica Martínez-Máñez.

 

Científicos españoles, los creadores

Científicos españoles, los creadores

 

El tiempo que pasa el fruto en la vid depende del tipo de vino que se quiere producir. Por ejemplo, las primeras uvas que se recogen se utilizan para la cava, un vino espumoso similar al que se fabrica en Champaña, una región en el norte de Francia. En el Mediterráneo, la cosecha se realiza en agosto y septiembre y ese fue el tiempo elegido para probar el prototipo. Los viñedos que sirvieron de muestra para la investigación se encuentran en la zona del Mediterráneo español y se estudiaron ocho tipos de uva: Cabernet Sauvignon, Syrah, Chardonnay, Pinot Noir, Merlot, Macabeo y Bobal.

Noticia relacionada: Nuevo corpiño que almacena vino en su interior

Los datos aportados por el aparato electrónico fueron corroborados por estudios de laboratorio hechos a través de los métodos tradicionales. Luego fueron publicados en la revista Food Research International, del Instituto Canadiense de Ciencia y Tecnología de la Comida, con gran aprobación de parte de la comunidad vitivinícola. ¡Todo sea por el buen vino!

Visto en BBC

Agradecemos a María Rubio Zambrini por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas