Entretenimiento

¡Notables esculturas de sal, que duran un solo día!

El japonés Motoi Yamamoto es especialista en un campo muy específico del arte: su trabajo consiste, casi en su totalidad, de esculturas hechas con sal. Aquí presentamos su más reciente proyecto, titulado “El Jardín Flotante”.

 

 

Todo indicaría que se trata de un trabajo efímero, destinado a desaparecer al más mínimo soplo del viento, como el trabajo con arena. Y lo es: el artista japonés Motoi Yamamoto – como buen hombre metódico, producto de su tierra natal – se ha entregado enteramente a la producción de una obra de gran precisión y fragilidad, destinada a perder su perfección casi al instante posterior a ser terminada. Lo que se dice una creación absolutamente zen, casi imposible para une mente occidental.

Su más reciente creación salina se titula “Floating Garden”, y fue expuesta en el Mint Museum de Carolina del Norte. La obra estuvo expuesta un sólo día, y pronto sabrán por qué.

Noticia relacionada: Inauguran primer hotel comestible

Progresivamente, la visión de Motoi se va haciendo más y más grande, y lo mismo ocurre con sus obras, que tienen un valor diferente si uno las ve de cerca o a distancia. En ambas escalas resulta fascinante, porque en la cercanía uno aprecia el milimétrico trabajo que el japonés se tomó en colocar en exacta posición a cada grano de sal, formando patrones. Pero a lo lejos – y desde la altura – uno descubre la forma global, que en este caso es una tormenta marina, furiosamente arremolinada.

El trabajo le llevó semanas, pero eso no le impidió invitar, cortésmente, a un jardín de infantes completo, compuesto de entusiastas niños que se arrojaron sobre su creación sin el menor reparo. La obra se destruyó, y el trabajo de días enteros quedó en la nada. Pero Motoi jamás perdió la compostura, ni la sonrisa. Es, ni más ni menos, que el testamento devastador de la naturaleza temporaria de su obra; o, visto de otro modo, la generosidad de un hombre adulto que crea para regalar su magia a unos breves momentos en la vida de unos niños, cuya diversión parece justificar con sobras tanto esfuerzo.

Aquí, para que terminen de maravillare, les mostramos el proceso de entero condensado de creación de esta obra en Carolina del Norte:

 

 

Visto en It´s Nice That

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas