Acción / Reacción

Nobel alternativos premian a investigaciones absurdas

Los premios Ig Nobel no son tan conocidos como los Nobel a secas; también premian a estudios científicos pero los organiza la revista científica Annals of Improbable Research, con la intención de reconocer formalmente a investigaciones que por demasiado imaginativas o más bien lunáticas no son tomadas en serio por la academia. ¡Pero si ciencia y humor van de la mano!

 

Premio de Medicina: ratones, ópera y... japoneses

Premio de Medicina: ratones, ópera y… japoneses

 

La intención de estos premios es celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés por la ciencia, la medicina, y la tecnología. Fueron creados como homenaje a Ignatius Nobel, hermano ficticio de Alfred Nobel a quien se le atribuye la invención de las gaseosas. Vale aclarar que, en inglés, “Ig Nobel” se pronuncia igual que “ignoble”, que significa “innoble”, de ahí el nombre.

Noticia relacionada: Descubren por qué dan alergia los gatos

La gracia de los Ig Nobel es reconocer la inutilidad de aquellos estudios que, habiendo cumplido todas las pautas para considerarse científicos en sentido estricto, y que incluso han sido publicados en revistas científicas prestigiosas, demuestran premisas absurdas e inútiles. Los premios de este año, por supuesto, auguran grandes sorpresas.

El premio de Medicina fue entregado a Masateru Uchiyama, Xiangyuan Jin, Qi Zhang, Toshihito Hirai, Atsushi Amano, Hisashi Bashuda y Masanori Niimi, por su trabajo sobre el efecto que produce escuchar ópera si sos un paciente – ratón – con trasplante de corazón. Su trabajo fue publicado en el Journal of Cardiothoracic Surgery en Marzo de 2012.

 

Premio de Astronomía: las chances de poder correr en un lago lunar

Premio de Astronomía: las chances de poder correr en un lago lunar

 

El reconocimiento en Psicología fue para Laurent Bègue, Brad Bushman, Oulmann Zerhouni, Baptiste Subra y Medhi Ourabah, por su trabajo que confirma que las personas que creen estar ebrias también piensan que son atractivas, publicado en el British Journal of Psychology de Mayo de 2012.

En Biología y Astronomía, el galardón fue para Marie Dacke, Emily Baird, Marcus Byrne, Clarke Scholtz y Eric Warrant, por descubrir que cuando los escarabajos se pierden son capaces de encontrar el camino a casa mirando la Vía Láctea. Publicación: Current Biology, Enero de 2013.

Noticia relacionada: Entregan premios Nobel a alimentación sustentable

En el área de ingeniería, fue Gustano Pizzo el premiado, por inventar un sistema electro-mecánico para detener a secuestradores aéreos, reteniendo al secuestrador en una trampa, empaquetándolo y lanzándolo desde el avión a tierra por medio de un paracaídas. No fue publicado, pero tiene patente, número #3811643.

 

Premio de: la cebolla y el llanto que nos trae

Premio de Química: la cebolla y el llanto que nos trae

 

En Física se distinguió a Alberto Minetti, Yuri Ivanenko, Germana Cappellini, Nadia Dominici y Francesco Lacquaniti, por descubrir que algunas personas serían físicamente capaces de correr sobre la superficie de un lago de la Luna. Dado a conocer en PLoS ONE, vol. 7, 2012.

Noticia relacionada: Cien mil dólares para quien invente un nuevo tipo de preservativo

En Química, fue el turno de Shinsuke Imai, Nobuaki Tsuge, Muneaki Tomotake, Yoshiaki Nagatome, Toshiyuki Nagata y Hidehiko Kumgai, quienes descubrieron que el proceso bioquímico por el cual las cebollas hacen llorar a una persona es aún más complicado de lo que los científicos pensaban. ¿Dónde? Revista Nature, Octubre de 2002 (!!!)

 

Premio de Probabilística: las vacas y el momento en que se paran

Premio de Probabilística: las vacas y el momento en que se paran

 

También hubo arqueólogos premiados por comerse animales muertos y examinar qué excretaban para ver cómo disuelve huesos el sistema digestivo; se reconoció al presidente de Bielorrusia por prohibir los aplausos en público; a filósofos probabilistas, por descubrir que una vez que una vaca se levanta, no se puede predecir con facilidad cuando tardará en volver a tumbarse; y a médicos que descubrieron que ciertas prácticas son siempre válidas salvo que el pene amputado haya sido “parcialmente comido por un pato” (publicado en el American Journal of Surgery, si tenían dudas).

Visto en IB Times

Agradecemos a Manuel Santos por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas