Entretenimiento

De vendedor callejero a actor: ticket a los Oscars

Fawad Mohammadi y Sam French, camino a los Oscars

Un niño de la calle afgano va camino a Hollywood y a la alfombra roja de los Oscars. Es un final de cuento de hadas para aquello que empezó con un encuentro casual y que condujo al papel protagónico en una película. Fawad Mohammadi, 14, vendía mapas a los extranjeros que pasaban por la famosa calle Chicken, de Kabul, para ayudar a alimentar a su familia, cuando se topó con el director estadounidense Sam French. Mohammadi es el menor de siete hermanos y su padre murió hace varios años, lo cual llevó a que tanto él como sus cinco hermanos deban trabajar. Comenzó vendiendo chicles en las calles pero luego expandió su comercio, vendiendo mapas y diccionarios a los extranjeros. Ahora, sorpresivamente, se está preparando para su primer vuelo en avión y su primer viaje fuera de la devastada Afganistán hacia un mundo glamoroso, muy lejos de las calles sucias de Kabul.
French eligió a Mohammadi como uno de los personajes principales de “Boys Buzkashi”, una película rodada íntegramente en Afganistán y nominada al Mejor Cortometraje de Acción en los Premios de la Academia que se entregarán el 24 de Febrero.

La película trata sobre dos jóvenes que crecen en Kabul y que sueñan con convertirse en jinetes a caballo de Buzkashi, el dramático deporte nacional de Afganistán, que utiliza una cabra sin cabeza en lugar de una pelota; una versión salvaje del polo. En la película, uno de los protagonistas es un chico de la calle al igual que Mohammadi, y el otro es el hijo de un herrero obligado a pasar largas horas en el oscuro taller de su padre, afilando hachas.

Antes del viaje a EE.UU., Mohammadi, vestido con una campera de cuero y jeans, declaró que la aventura es un “gran privilegio para mí y para todo Afganistán conocer a las superestrellas más famosas del mundo”.

Mohammadi, cuya ambición es llegar a ser piloto de aviones, dijo que espera poder visitar la cabina del avión durante su vuelo a Los Ángeles. “Es realmente emocionante ir a los Oscars, nunca pensé que fuera posible. Todavía no me lo creo. He crecido viendo películas afganas. Cuando las veía, soñaba con ser actor. Entonces conocí a Sam French en la calle y así es como llegué a actuar en la película “, dijo, con una gran sonrisa.

Fawad en el set, “actuando”

“El reto era hacer que él no actuara, sino que fuera él mismo. Su clase y su carácter generoso eran iguales a lo que había escrito en el guión, por eso yo quería que fuera él mismo tanto como fuera posible, y que se conectase con la historia en un nivel personal. Hizo un trabajo increíble”, comentó French.
Los chicos llegan a Los Angeles el miércoles, antes de los Oscar el domingo, y se quedarán “con una familia afgana, para proporcionar cierta protección contra el choque cultural de viajar desde Kabul a Hollywood”, dijo el director. Mohammadi, que ha utilizado sus ganancias de la película para asistir a sexto grado en una escuela privada, se niega a dejarse llevar por los sueños de gloria del cine.
“Voy a seguir vendiendo mapas y diccionarios y yendo a la escuela”, declaró.

Visto en Rawstory

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas