¡WOW!

Niño autodidacta crea red de paneles solares en S. Leona

Un joven autodidacta de Sierra Leona aprendió ingeniería a partir de libros y componentes electrónicos botados en un basurero.

 

Buendiario-kelvin-doe

 

La sociedad de consumo genera cada día enormes cantidades de desperdicios tecnológicos que en demasiadas ocasiones no son enviados a plantas adecuadas para su reciclado. La mayor parte de esta chatarra acaba en inmensos vertederos de países como Ghana o Sierra Leona y algunas de las zonas más pobres de China e India, donde se han convertido en un auténtico problema medioambiental.

Esta basura informática se ha convertido el sustento para cientos de miles de personas sin recursos que viven de rebuscar entre monitores de ordenador y viejos teléfonos móviles para vender los metales que forman parte de sus componentes. Ahora, gracias al blog «Grinbuzz», descubrimos también que uno de estos enormes vertederos ha servido para demostrar el talento de Kelvin Doe, un joven dispuesto a cambiar la vida en su país.

La vida en Sierra Leona no es fácil, por ello, a pesar de tener solo diez años cada día al salir del colegio, Kelvin Doe acudía a un vertedero cercano a Freetwon, la capital del país, a recoger toda clase de desechos tecnológicos para ayudar a salir adelante a su familia. Fruto de esa actividad, comenzó a sentir una gran fascinación por los componentes electrónicos, por lo que se quedaba con algunos para experimentar con ellos.

El problema era que su barrio solo recibía energía eléctrica durante unas pocas horas una vez a la semana, por lo que apenas tenía tiempo de hacer nada. Lejos de darse por vencido, empleó unos viejos libros de ingeniería que encontró en la destartalada biblioteca de su escuela para fabricar una rudimentaria pila con la que poder dar energía a sus experimentos. Más tarde, creó su propio generador eléctrico, que se convirtió en el punto de encuentro de todos sus vecinos, que acudían a iluminarse y recargar las baterías de sus teléfonos móviles reciclados.

 

Buendiario-kelvin.doe-sierra-leona

 

En 2010, con 14 años, Kelvin Doe unió su faceta de inventor con su pasión por la música y fabricó su propia emisora de radio, desde la que pinchaba sus canciones favoritas, retransmitía los partidos de fútbol del barrio o daba voz a los problemas de sus vecinos, gracias a un equipo de reporteros formados por sus amigos. A la emisora le siguió una auténtica mesa de mezclas, con un amplificador y varios micrófonos. Kelvin se convirtió en «DJ Focus», toda una celebridad en su comunidad.

Mientras el joven autodidacta seguía intentando mejorar la vida de sus vecinos, su asombrosa historia llegó a oídos de un investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que no dudó en invitarlo a viajar a Estados Unidos para que compartiera su experiencia con estudiantes e ingenieros en varias universidades del país. Así, con tan solo 17 años Doe se convirtió en el invitado más joven en participar en el programa de visitantes del MIT y durante dos semanas asistió a todo tipo de talleres en los que pudo perfeccionar sus conocimientos para tratar de desarrollar su siguiente proyecto.

La historia de este ingeniero adolescente podía haber terminado aquí. Sin embargo, unos meses más tarde una compañía canadiense le ofreció liderar un proyecto de investigación que pretende crear una red paneles solares con wifi incorporado que llevaran electricidad e internet a puntos aislados de Sierra Leona. Para ello, la compañía no solo ha creado un auténtico laboratorio de investigación, sino que ha invertido más de 60.000 euros en el proyecto.

Ahora, con apenas 19 años, gracias a su curiosidad y ganas de inventar cosas, Kelvin Doe se ha convertido en un auténtico héroe que lucha por mejorar las duras condiciones de vida en su país. Él asegura que su mayor satisfacción sería que otros jóvenes de Sierra Leona se animen a seguir su ejemplo. Un ejemplo de imaginación y tenacidad del que todos deberíamos tomar nota.

Visto en Sentir Positivo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas