Buen Samaritano

Niña de 12 años ayuda a construir 27 casas en Haití

Rachel Wheeler, una niña de Florida, decidió poner todo su empeño en ayudar a la reconstrucción de la isla, y en sólo tres años obró milagros. Premio a la dedicación humanitaria.

 

La niña, un ejemplo de determinación y ganas de ayudar

La niña, un ejemplo de determinación y ganas de ayudar

 

Hace tres años, cuando sólo tenía nueve años, Rachel acompañó a su mamá a una reunión de gente interesada en hacer trabajo caritativo en Haití. La niña escuchaba como Robin Mahfood, de la agencia de ayuda Food For The Poor (Comida Para los Pobres), describía a niños tan hambrientos que comían galletas hechas de barro, tan pobres que dormían en casas hechas de cartones. Para sorpresa de Julie Wheeler, la madre de la niña, “Rachel se subió a la silla, delante de toda aquella gente, y prometió que ayudaría”.

La niña prometió que conseguiría el dinero necesario para construir una docena de casas en Haití. Rachel vendió tortas, recolectó donaciones durante los partidos en el instituto Zion Lutheran School, recaudó fondos a través de los padres de sus amigos y de la gente que conocía de la iglesia. Hasta logró que la cámara de comercio de su pueblo natal ofreciera dos cheques considerablemente altos.

Noticia relacionada: Invierten 2200 millones de dólares para erradir el cólera en Haití

También posteó su causa en Facebook, lo cual generó que una granja de cerezas de Washington le mandara las ganancias de toda una cosecha. Con ese aporte y otros, Rachel consiguió 250.000 dólares en tres años y cumplió su promesa con creces.

 

El pueblo al que Rachel ayudó, agradecido

El pueblo al que Rachel ayudó, agradecido

 

En lugar de construir sólo doce hogares, Rachel gGastó 170.000 dólares en estructuras de cemento cien por cien a prueba de terremotos, donde se hospedaron 27 familias en un pequeño pueblo pesquero fuera de la capital de Port-au-Prince. En agradecimiento, las familias bautizaron a las viviendas “El pueblo de Rachel”.

La joven decidió no detenerse, y ahora apunta a la reconstrucción de una escuela en Reap de Morel, Leogane, seriamente afectada en el terremoto de 2010. Ya logró reunir la mitad de la plata necesaria para la tarea. No es un obra menor, en un país donde un alto porcentaje de la población no sabe leer ni escribir. Food For The Poor, que viene trabajando en Haití hace 25 años, aporta alimentos y ayuda sanitaria en la isla; Rachel desea sumarse a la causa y abogar por la educación.

Noticia relacionada: Le dan 25.000 dólares para un trailer y los invierte en ayudar en Filipinas

La adolescente norteamericana visitó Haití en un par de ocasiones y vio la pobreza del país con sus propios ojos. Su dedicación y ganas de ayudar son un ejemplo para todo el mundo. “Si todos ayudáramos a Haití como lo hizo Rachel, el país se podría valer por sí mismo”, reflexiona Mahfood. “En cinco años, podríamos lograr que Haití sea un país completamente distinto”.

Visto en World Wide Hunger Relief y En Positivo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas