Sociedad

Nicaragua: cooperativas de mujeres combaten machismo

Un problema que atraviesa toda Latinoamérica es la igualdad de género. Pero Nicaragua da el ejemplo: no solo es al día de hoy uno de los países americanos donde hay más igualdad entre hombres y mujeres, sino que lo logró gracias al trabajo de las damas.

 

Buendiario-nicaragua-igualdad-genero-mujeres-2

Trabajo y dedicación.

 

El paradigma parece estar cambiando. Si bien la ONU llegó a rankear a Nicaragua en el puesto 132 de un total de 187 países en el Indice de desigualdad de género, la voz de la mujer en el país centroamericano empezó a sonar con más fuerza. Y ejemplo de ellos es un nuevo programa que busca reconocer a las mujeres que trabajan sin cobrar en el sector rural del país.

“Las mujeres proveen apoyo integral en el proceso de cultivo, sea a través de la preparación de las comidas para los trabajadores o directamente aportando mano de obra en el campo. Pero nadie reconocía este trabajo hasta ahora”, explica Juan Bravo, director general del programa Francisco Paz Silva, una cooperativa que impulsa el derecho femenino al trabajo y al reconocimiento. La cooperativa firmó un acuerdo con la empresa británica The Body Shop, y logró que el gigante cosmético agregue el pago de las mujeres como costo de producción. El resultado saltó a la vista: la compañía aumentó sus ingresos en 30.000 dólares en la región a causa de este reconocimiento.

Bravo explica que el pago no es simbólico, sino parte del comercio justo, como lo son el sueldo, el pago por la materia bruta o los costos de transporte. Las mujeres además tomaron una decisión muy inteligente: decidieron reinvertir todo lo ganado por su trabajo en formación vocacional para ocho comunidades, la mayoría de las cuales cuenta con mujeres marginales que aún no forman parte de ninguna cooperativa. Y parte del capital también es reinvertido en nuevas propuestas comerciales surgidas de la comunidad, como la construcción de hornos ecológicos eficientes para producir alimento que luego se vende de forma local.

 

Buendiario-nicaragua-igualdad-genero-mujeres-3

Organización y dedicación.

 

Otra cooperativa se dedica al cultivo del sésamo, y todas juntas apuntan a crear un movimiento regido por mujeres que combata la cultura machista del país, un espejo de lo que pasa en el continente. Soppexcca fue una de las cooperativas pioneras, y hoy representa a 650 cultivadores de café en la provincia de Jinotega. “Nosotros implementamos la primera política de igualdad de género en 2003, y ahora estamos en contacto con 32 cooperativas en todo Nicaragua que han adoptado políticas de género en los últimos años”, cuenta Fátima Ismael, manager general de Soppexcca.

Los principios incluyen igualdad de representación, completa participación en la toma de decisiones, acceso a talleres formativos y la posibilidad de expandir la conciencia sobre temáticas a solucionar, como la violencia doméstica y el acceso a la ley. Gracias a estas iniciativas, hoy en día el gobierno nacional impulsa un ratio de 50 por ciento de mujeres en cada empleo, incluyendo a la policía federal. “Nicaragua sigue siendo machista, así que debemos continuar este proceso para desenseñar ciertos prejuicios”, detalla Ismael.

El mejor ejemplo de progreso es Femuprocan, una federación laboral liderada enteramente por mujeres, ubicada en Ciudad Darío, provincia de Matagalpa. “Nuestro objetivo es dar fuerza a las mujeres como productoras rurales, lo cual se logra educándonos, organizándonos y compartiendo ideas”, explica Julia Castellón, vocera de Femuprocan.

Gracias a estos progresos, Nicaragua ha logrado ser el país más avanzado América en términos de igualdad ante los hombres, según el Índice Mundial de Igualdad de Género que elabora el Foro Económico Mundial (FEM). Ocupa el sexto puesto mundial (el año pasado ocupaba el décimo puesto) y sólo está por detrás de los países nórdicos. Según el informe del FEM, Nicaragua ha experimentado la más notable mejoría desde 2006 cuando se publicó por primera vez el índice, tanto en términos absolutos como relativos. Los parámetros son: oportunidades de participación económica, acceso a la educación, salud y esperanza de vida y poder político. El reporte destaca que Nicaragua es el país que muestra mayor avance en cuanto a “mujeres en cargos ministeriales” en el mundo entero. En ese mismo listado mundial Ecuador ocupa el puesto 21, Cuba el 30, Argentina el 31, Perú el 45, Chile el 66, Brasil el 71, México el 80 y Venezuela el 86.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas