Acción / Reacción

NASA encarga una impresora 3D de pizza

Anjan Contractor y su compañía Systems & Materials Research Corporation acaban de recibir la suma de 125.000 dólares de parte de la NASA para producir el prototipo de una impresora 3D que produce nada más y nada menos que… pizza.

buendiario-nasa-impresora-pizza-contractor 1

Masitas hechas a base de gusanos, producidas por la impresora que hará pizza

 

Contractor es un ingeniero mecánico con estudios en impresiones tridimensionales, y prevé usos tanto mundanos como trascendentes para esta tecnología. Imagina un futuro con impresoras 3D en las cocinas de restaurantes y en el cual la totalidad de los millones de habitantes que pueblan la tierra puedan contar con comidas abundantes y nutricionalmente adecuadas, materializadas de una capa a la vez, a partir de polvos y aceites que se puedan conseguir con facilidad. El ingeniero imagina el fin del desperdicio de alimentos, ya que su sistema funciona en base a polvos que no necesitan ser refrigerados sino que se pueden almacenar a temperatura ambiente por hasta 30 años. O sea que cada cartucho, contenga azúcares, carbohidratos o proteínas, dura mucho y se agota en su totalidad antes de necesitar recambio.

Otra facilidad de este tipo de sintetizador es que ofrece nuevas formas de producir las calorías básicas que todo humano necesita. Cualquier moléculas orgánica puede ser transformada a polvo, e incluso se plantea la posibilidad de obtener nuestras proteínas a partir de insectos en vez de trozos de carne, cuya preservación es más compleja y ni hablar su sistema de obtención.

Es cierto que suena poco apetitoso comer cosas que salen de la misma máquina que hoy en día produce desde motores de avión a piezas de arte, pero Contractor dice que eso se debe a que actualmente lo sofisticado es caro. El inventor dice que las cosas cambiarán cuando la población mundial alcance crifras pico, hacia fines de este siglo.

“Creo, al igual que muchos economistas, que el sistema de alimentos actual no da a basto para alimentar a las más de siete mil millones de personas que habitan el mundo”, alega Contractor. “Así que eventualmente debemos cambiar la percepción que tenemos de la comida”.

Su argumento es útil para entender la utilidad de la investigación espacial y por qué muchas veces no es una pérdida de dinero. NASA invirtió en su proyecto, a traves de su programa de Desarrollo a la Investigación para Pequeños Negocios, por el interés que le produce una máquina que pueda “imprimir” comida para los astronautas destinados a misiones largas. A Marte, por ejemplo, próximo objetivo de la agencia espacial.

“Los viajes espaciales a distancia requieren comida que se pueda almacenar al menos quince años”, explica Contractor. “Nosotros apuntamos a volcar los carbohidratos, proteínas y macro y micronutrientes en polvo, quitándole la humedad. Así logramos que duren treinta años”. La pizza es una candidata obvia para la impresión 3D, por su naturaleza en capas, con lo cual la impresora puede sacar un material por vez. Contractor empezará a construir su “impresora de pizza” en dos semanas.

La impresora “imprime” una capa de masa que se cocina al mismo tiempo que se imprime; luego una capa de tomate, que viene en un polvo que revive al mezclarse con agua y aceites; y al final viene una capa de proteínas, que puede venir de cualquier fuente viva.

El prototipo con el que Contractor sedujo a la NASA producía chocolate, pero ahora apunta a un bien más complejo y alimenticio: la pizza. El científico se propone además liberar el software de su impresora, que sea de código abierto, así las recetas podrán ser de dominio público y gratuito; cree así que se incentivará a la gente a ser más creativa, compartiendo recetas y alterándolas a gusto. “Lo bueno de la impresora es que personaliza la nutrición – si sos hombre, mujer, si estás enfermo o sano, tenés necesidades diferentes. Se puede programar las necesidades de cada uno y se imprime el alimento justo para cada persona”

Aquí un video del prototipo haciendo chocolate:

Respecto a las fuentes de alimentación, ya se habla de “ingredientes alternativos” para producir comida, entre los cuales se mencionan las algas, la hierba, el pasto, las semillas, las hojas y los insectos.

Visto en Quartz

4 comentarios en “NASA encarga una impresora 3D de pizza”

  1. Carola Del Ponti dice:

    ¿¿¿Esto es en serio??? EEUU esta en resesion y estos van y dan mucha plata para esto. Es cualquiera!!!

  2. Sebastian dice:

    Está bueno, pero después no nos quejemos de que las maquinas le sacan trabajo a la gente… viva lo artesanal!

  3. editora dice:

    Así como se imprime comida desde sus ingredientes, ¿podrá imprimirse un ser vivo desde sus ingredientes? ¿Y con un poco más de arte, un ser humano? ¿Al menos, imprimir los genes que desarrollen espontaneamente a seres vivos? ¿Algo distinto a una prótesis, o más bien a un hijo dede la tecnologia, un hijo de lo inerte? Fragmentos de un libro que recomendar, para ejercitar el librepensamiento, un extracto del mismo en http://goo.gl/51IfO

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas