¡WOW!

Revuelo por réplica de Lenin que “respira”

El año pasado se inauguró un museo en Moscú dedicado a lo que fue la Unión Soviética, y sus siglas son, no tan curiosamente, URSS. En su interior, yace una estatua de Vladimir Ilich Lenin, el líder de la revolcuión bochevique, con la particularidad de que esta réplica del patriota… respira.

 

La estatua es parte de una exhibición sobre los tiempos soviéticos y ha generado todo tipo de reacciones, tanto aplausos como rechazos, e incluso risas. El museo, que es privado, es reconocido por sus grandiosos pabellones de la era soviética, pero todo el mundo corre hacia él para ver a la nueva estrella: la réplica de Valdimir Lenin que descansa en soledad en una habitación a oscuras, donde se recrea el famoso mauseolo de Lenin que está en la Plaza Roja de Moscú. Allí descansa el verdadero cuerpo de Lenin, embalsamado.

El problema es que el Mauseleo donde descansa el prócer fue cerrado recientemente y recubierto con una pantalla de tela blanca, lo cual impide visitar la tumba. Recién reabrirá sus puertas a fines de abril, lo cual deja margen para el protagonismo de “el otro”.

La estatua que ahora se exhibe es una réplica de tamaño real y se ve idéntica al original preservado, con una sola excepción: respira. Sus brazos descansan sobre su pecho y se balancean al ritmo de la respiración real de un hombre profundamente dormido, lo cual resulta muy perturbador para los visitantes del museo. La administradora del museo, Elena Klemnisheva, declaró que la exposición ha atraído la atención de numerosos curiosos.

“Los gustos varían: a algunos les gusta, otros temen entrar al comienzo pero luego lo hacen y se van sonriendo”, comentó Elena. “Es interesante ver a Lenin respirando. Es la pieza central de nuestro museo.”

Algunos visitantes no fueron tan tolerantes ni imaginativos y directamente cuestionaron la decisión, escandalizados. Otros directamente se retiraron sin tener en claro qué pensar, o si pensaban algo en absoluto.

“Tal vez es interesante, pero a mí me deja indiferente. Si tiene que estar ahí, que esté, sino, me da lo mismo”, alegó Yulia, que vino a ver a la estatua “dormida” con amigos. “Yo creo que es un sacrilegio terrible. El museo es genial, nos despierta la nostalgia, y eso es buenísimo, pero se pasaron con esto”, declaró fervientemente Nikolay, un visitante que no se mostró complacido.

Visto en Art Info

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas