Sociedad

Monjas tibetanas brindan apoyo y educación a refugiados

Luego de un duro viaje a través de los Himalayas en 1990, un grupo de 66 monjas tibetanas budistas llegó a Dharmasala, India, escapando del acoso del gobierno chino. Entonces fundaron Tibetan Nuns Project, para brindar apoyo y educación a otras monjas tibetanas, que logran tener así una vida digna.

 

Las monjas se ganaron el derecho a educarse igual que los monjes

Las monjas se ganaron el derecho a educarse igual que los monjes

 

En tierras del Dalai Lama, las monjas tibetanas encontraron una casa donde recibir a otros refugiados provenientes del Tibet. Ocurre que Tibet, que hace años reclama su independencia de China, ha sufrido acosos, maltratos y torturas de parte del gigante asiático, y sus ciudadanos muchas veces deben huir para salvar sus vidas. Hasta sus gobernantes debieron exiliarse en la década del noventa.

Tibetan Nuns Project es un emprendiemiento llevado a cabo por las monjas tibetanas para ayudar a sus compatriotas, y hoy, veinte años después de su creación, se pueden comprobar sus resultados. Aún lejos de casa, los refugiados allí pueden construir una nueva vida, educarse y vivir libremente, lejos de los maltratos del gobierno chino.

Noticia relacionada: Monja budista y feminista busca la igualdad de género sin pelear

La agrupación provee apoyo a largo plazo, casa, educación y alimento especialmente a monjas tibetanas, que hoy en día llegan a ser 700 en tierras indias. Las hay adolescentes y octagenarias, pero libres: son ellas las que hoy en día manejan sus prolias guarderías, las que generan nuevos emprendimientos para recaudar fondos para funcionar y hasta las que manejan las bombas que generan el agua en los complejos habitacionales. Todas colaboran para vivir en comunidad: cocinan, crían animales, hacen trabajo administrativo y hasta usan tecnología, para editar videos que dan a conocer su tarea humanitaria.

 

Tibetan Nuns Project nuclea a monjas de todas las edades

Tibetan Nuns Project nuclea a monjas de todas las edades

 

Uno de los grupos de monjas ha aprendido a hacer tofu, el cual venden a un restaurant de la zona para poder sustentarse. Y, por primera vez en la historia tibetana, las monjas tibetanas están recibiendo las mismas posibilidades educativas que antes sólo tenían los monjes.

Noticia relacionada: Dalai Lama revela que podría sucederlo una mujer

El proyecto brinda apoyo a monjas que viven en siete complejos diferentes de India del Norte: el Instituto Dolma Ling, el Instituto Shugsep, Geden Choeling, Tilokpur, Sherab Choeling y el Colegio Sakya para monjas tibetanas.

 

Apoyo y educación para todas, en un proyecto integrador

Apoyo y educación para todas, en un proyecto integrador

 

Más allá de recordar su exilio forzado, las monjas decretan sentirse a gusto en la India. Richen, una monje que habita en Shugsep, explica: “Con una buena educación apunto a poder volver a Tibet para enseñar a otras mujeres, y compartir mi experiencia. Pero sólo puedo volver a un Tibet libre”.

Visto en Huffington Post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas