Entretenimiento

MoMa inaugura mega exposición de Le Corbusier

Este mes, el MoMA de Nueva York inauguró la exposición Le Corbusier: un atlas de paisajes modernos, donde se ve una faceta poco conocida del gran arquitecto: dibujos y bosquejos impresionistas de paisajes montañosos y muchas curvas que contrastan con el típico estilo de ángulos rectos del creador.

 

 

La esperada exposición revela un costado menos habitual del arquitecto: dibujos no firmados de paisajes del Oeste de Suiza, donde Charles-Édouard Jeanneret (luego bautizado “Le Corbusier”) nació y vivió sus primeros años; trabajos de un Art Nouveau rústico, estilo conocido como “sapin”, lleno de patrones geométricos ornamentales; y la insinuación de las reglas, el orden y la naturaleza como lineamientos de su futuro trabajo.

La exposición da a conocer garabatos hechos por el joven Jeanneret en sus caminatas, explorando las formas bucólicas de su Suiza natal. Aquí es donde todo se origina, donde el ojo atrapa a las primeras formas natuarales que luego el cerebro moldeará en un estilo personal. Luego, continúa con paisajes un tanto bruscos, etapa previa al establecimiento del estilo de líneas limpias y rectas: la retrospectiva invita a revisitar la obra del arquitecto, siguiendo a sus proyectos realizados y nunca hechos, a través del lineamiento del paisaje como eje.

Noticia relacionada: Zaha Hadid crea vanguardista estación de subte

La exposición llevó cuatro años de montar, y refleja el enfoque experimental de Le Corbusier respecto al paisaje. Muestra su fascinación por la naturaleza a la hora de pensar el urbanismo. El suizo, quien luego se mudaría a París, fue el inventor del término “paisajes urbanos”, aplicando las formas montañosas y boscosas a las urbes. Así lo reflejan las notas de viaje del creador, sus fotografías y sus dibujos, que trazan un recorrido de Roma a Río, de Estambul a Nueva York.

La tercera (y mayor) parte de la exposición lidia con la etapa purista de los años 20 y 30, donde muchos proyectos de Le Corbusier quedaron inconclusos, pero a la vez logró plasmar la Unité d’Habitation en Marsella; abarca también su expedición a Chandigarh, India, donde el arquitecto pudo concretar parcialmente su visión utópica de la Ciudad Radiante. También hay “casas de la edad de las máquinas”, como la Ville Savoye en París o la Villa Le Lac en Suiza. En síntesis, se ve la idea de la construcción como parte del paisaje circundante.

En la muestra hay también “objetos de reacción poética”, como los llamaba su inventor, especie de diseños a pequeña escala, y maquetas de proyectos antológicos, como el plan maestro de Argeria, en 1930, o del puerto de Marsella. Todo un testamento de este ecléctico creador, desprejuiciado sobre estéticas e influencias, voraz y polémico. Una invitación a apreciar una de las obras más desbordantes de la arquitectura reciente, de un sólo trago.

Visto en Fast Co. Exist

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas