Acción / Reacción

Modifican planta de tabaco para producir anticancerígenos

Mediante muchos experimentos, se logró insertar genéticamente una importante sustancia anticancerígena en una simple planta de tabaco.

 

Buendiario-tabaco-cancer-ciencia

planta de tabaco, de mortífera a milagro.

 

La medicina tiene mucho que agradecer a la ciencia. Durante años, diferentes ramas de la ciencia lograron salvar muchísimas vidas, mejorando la tecnología con la que tratan a los pacientes, o los tratamientos dados. Ciertamente, se puede decir que la tecnología y la ciencia van de la mano.

Actualmente ha ocurrido un gran evento que podría usarse de ejemplo, involucrando a una pequeña planta llamada la manzana de mayo del Himalaya o Podophyllum hexandrum, que contiene grandes cantidades de podofilotoxina, un compuesto utilizado para crear una droga llamada Etoposide. A su vez, esta droga es un potente agente anticancerígeno utilizado en tratamientos de todo tipo de tumores malignos, desde el cáncer de piel al de pulmón o el linfoma.
Hasta este momento, el Etoposide se extrae de la variante americana de la manzana de mayo del Himalaya, pero esa variante es una planta de crecimiento muy lento, no produce grandes cantidades de podofilotoxina y ninguno de los intentos de sintetizar esta valiosa materia prima ha tenido éxito, por una razón fundamental: la toxina sólo aparece cuando la planta está en peligro. Durante muchos años, un equipo de bioquímicos de la Universidad de Stanford invirtió años en practicar pinchazos en plantas de manzana de mayo del Himalaya para después estudiar las enzimas y compuestos que genera la planta. Después, han modificado bacterias para introducir esos genes en plantas de Nicotiana benthamiana, una variedad del tabaco de rápido crecimiento.

 

Buendiario-tabaco- cancer-ciencia

 

Hasta ahora, las muchas pruebas habían sido en vano, cuando la ingeniera química Elizabeth Sattely y su equipo lograron lo que parecía imposible: una variedad modificada genéticamente de la planta del tabaco que produce podofilotoxina en cantidades monumentales. Este avance abre las puertas a tratamientos más accesibles y comunes contra el cáncer en un futuro.

Visto en Gizmodo

Nota editada por Sofía Bresler.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas