Deporte

Logran hacer el primer hoyo en uno… ¡bajo el agua!

La puntería es un don de los dioses. Poder lanzar la pelotita desde la costa, que se sumerja en las aguas y que entre en un hoyo subacuático… Bueno, ¿qué más podemos decir?

 

 

La práctica hace al monje, o algo así. Lo cierto es que el que mucho prueba al final emboca. ¿Y para qué sirve embocar? Bueno, para sentirse bien con uno mismo, al menos hasta que empiece a necesitar embocarla en otro agujero, aún más difícil. Tirar, lograrlo, ser feliz, tener evidencia. Y claro, ver: aquí estamos, viendo, sorprendiéndonos. Es realmente hermoso el momento en que la pelota atraviesa una barrera (el aire), luego otra (el agua) y finalmente desciende, trazando una parábola casi artificial hasta hacer hoyo. La vida es hermosa cuando todo cae en su sitio.

 

Buendiario-hoyo-uno-bajo-agua

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas