Pura vida

Mexico DF tendrá un nuevo aeropuerto sustentable

Tras un minucioso proceso de selección, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció que el desarrollo del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México estará a cargo de Foster + Partners, FR-EE (Fernando Romero Enterprise) y NACO (Neatherlands Airport Consultants); con un diseño completamente innovador, promete ser uno de los más grandes del mundo y, además, resguardar el medio ambiente.

 

Buendiario-nuevo-aeropuerto-ciudad-de-mexico

Vista aérea del futuro aeropuerto de Ciudad de México.

 

El nuevo aeropuerto de Ciudad de México será la obra de infraestructura más importante que se realice en el país en los últimos cincuenta años; y, con una planta de 470.000 metros cuadrados, se estaría posicionano como uno de los más imponentes a nivel mundial.

Su diseño (proyectado a partir del famoso dibujo del escudo nacional) sorprende: se trata de una enorme y única estructura traslúcida, de formas orgánicas, en donde las paredes y el techo se unifican armoniosamente mediante curvas. Según Foster + Partners: “es una celebración del espacio y la luz”.

 

Buendiario-nuevo-aeropuerto-ciudad-de-mexico-interior

Perspectiva de la terminal desde el interior.

 

Además de poseer una estética de vanguardia, el aeropuerto fue pensado con plena conciencia ecológica: apunta a obtener una certificación LEED y pretende ser el primero fuera de Europa con una huella ambiental neutra.

Al tratarse de una estructura única el edificio será muy fácil de recorrer: las distancias entre los diferentes puntos serán cortas y el desplazamiento sencillo, con pocos cambios de nivel, pudiendo prescindir así de trenes internos y túneles subterráneos.

Los materiales seleccionados permitirán aprovechar al máximo la luz natural. La electricidad y el agua del aeropuerto serán autogeneradas, y los desechos se procesarán para reducir al mínimo la contaminación.

El proyecto también le da una gran importancia a los espacios verdes: además del vasto jardín de cactáceas que conoraná la terminal, la idea es que el nuevo aeropuerto sea un catalizador para la regeneración del área en la cual estará situado, haciendo un fuerte hincapié en la restauración forestal.

La terminal será construída al oriente de la capital, en un terreno que alguna vez fue parte del Lago de Texcoco. Son tierras áridas y salitrosas; actualmente, es una zona sin uso agrícola ni habitacional. El proyecto pretende rehabilitar el terreno, instalando unas 800 hectáreas de zonas verdes (de concretarse esto exitosamente el área forestada será cuatro veces más extensa que el bosque de Chapultepec, uno de los principales pulmones de la capital mexicana).

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo que el emprendimiento también contempla la construcción de universidades de aeronáutica y aviación, además de nuevos desarrollos habitacionales.

Ya se ha iniciado la preparación del terreno y se estipula que la edificación del nuevo aeropuerto comenzará a principios de 2015. La construcción se desarrollará en dos etapas: la primera consistirá en inaugurar tres pistas de uso simultáneo, que tendrán la capacidad de dar transporte a 50 millones de personas anualmente; la segunda agregará tres pistas más y, según se estima, verán pasar a 120 millones de pasajeros al año, cuadruplicando la capacidad del aeropuerto actual. Se cree que la terminal podría ponerse en funcionamiento entre 2019 y 2020.

Visto en: BBC/ Forbes México/ Foster + Partners.

Esta nota fue editada por Luciana Schnitman.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas