Acción / Reacción

Matemático argentino de 26 gana premio internacional

El joven Miguel Walsh fue distinguido con el premio Ramanujan, titulado así en honor al gran genio indio que revolucionó las matemáticas. Un orgullo para este representante de la comunidad latinoamericana.

 

Buendiario-Miguel-Walsh-matematico-premio-2

 

A principios del siglo veinte, Srinivasa Ramanujan redescubrió la matemática occidental, solo y casi sin entrenamiento formal, cuando no había cumplido ni veinte años. Siguió haciendo extraordinarias contribuciones a dicha ciecia, particularmente en teoría de números, pero lamentablemente murió antes de cumplir los 33 años.

En octubre próximo, un argentino tendrá el orgullo de recibir el premio internacional que lleva su nombre, uno de los más preciados por su contenido simbólico. La distinción, ofrecida por el Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, el Departamento de Ciencia y Tecnología del gobierno de la India y la Unión Matemática Internacional, irá este año a Miguel Walsh, que con 26 años se convertirá en el más joven en recibirlo desde que se entrega, hace nueve años.

Noticia relacionada: Argentinos desarrollan nuevo tratamiento contra el HIV

El premio le llega meses después de haber sido elegido para recibir la beca del Clay Mathematical Institute, una de las más prestigiosas del mundo, la cual reconoce anualmente a matemáticos sobresalientes de menos de 45 años. En 2007 lo había ganado otro argentino, Jorge Lauret, de la Universidad Nacional de Córdoba, hoy docente de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física.

De visita en el país para pasar unos días con su familia, Miguel, sobrio, se limita a decir que está “muy contento”. Walsh – sobrino-nieto del escritor Rodolfo Walsh, al que no llegó a conocer – nació en el barrio porteño de Almagro y recuerda haber sido un alumno “normal”, que no prestaba mucha atención a la dinámica escolar. “Siempre me gustaron las tareas que tuvieran algún grado de creatividad y en la escuela la matemática era la materia que menos me atraía -cuenta-. Pero al final del secundario me di cuenta de que la matemática era algo diametralmente opuesto a lo que yo pensaba que era. Que en realidad había mucho espacio para crear”, recuerda.

La fascinación le llegó cuando navegando por Internet se encontró con un problema no resuelto. Obtuvo su licenciatura en Matemáticas en la Universidad de Buenos Aires en tres años y medio, y completó su doctorado en dos años y medio, bajo la supervisión de Román Sasyk. Según Pablo De Nápoli, profesor de Walsh en la UBA, “Miguel fue un estudiante brillante. Vino a una materia de teoría analítica de números, pero sabía más que yo del tema. Cuando terminó, me dijo que quería hacer la tesis de licenciatura sobre eso. Leyó el trabajo por el que Terence Tao ganó la medalla Fields, y un día apareció con una tesis ya toda escrita. Muy bien escrita. Incluso con generalizaciones originales de ese trabajo”.

Noticia relacionada: Argentino premiado por su investigación sobre ballenas

Actualmente Walsh estudia en la Universidad de Oxford, donde está haciendo un posdoctorado. El argentino comenta que se formó mucho revisando trabajos de otros online. “Afortunadamente hoy Internet ofrece fácil acceso a artículos y blogs que ayudan quienes viven en la periferia”, reflexiona el joven matemático, que aprovecha para dar consejo a otros: “Es importante mantenerse fiel a los problemas que a uno realmente le interesan. Aunque suena sencillo, sostener esta convicción exigirá trabajar muy duro”.

Visto en La Nación

Agradecemos a Laura Bover por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas