Buen Samaritano

Más de 8000 personas fabricaron juguetes para donar

En Buenos Aires, la Fundación SI convocó con gran éxito para armar títeres, juegos de mesa y muñecos para repartir en Nochebuena.

 

buendiario-8000-personas-fabricaron-juguetes-donar

 

La casa chorizo de Palermo es un enjambre de gente. Se mezclan la música, las risas de los chicos, el olor a comida. Hay payasos por todos lados. Parece una fiesta. Y en algún sentido lo es. La sede de la Fundación Sí se convirtió en una fábrica de juguetes, y la mano de obra desborda. Muchas son manitos que pintan y arman muñecas y títeres para que otras manitos puedan jugar.

Esta organización no gubernamental que tiene a Manuel Lozano como referente, funciona durante todo el año con diferentes iniciativas. Tiene mil voluntarios, muchos muy jóvenes, y por segundo año dedican este mes a los juguetes. Los primeros días fueron los más tranquilos, pero el boca a boca comenzó a funcionar hasta que la casona explotó de gente dispuesta. Solamente el domingo pasado, unas 500 personas se acercaron a bordar, pintar, coser y ensamblar. La convocatoria fue tal que hubo que hacer fila para ponerse a trabajar. En tres semanas, pasaron 8.000 personas por la Fundación.

Noticia relacionada: Relevan médicos para que pasen Navidad en familia

Matías tiene 21 años y es uno de los tantos colaboradores que van guiando a la gente que entra a la casa de colores de Carranza al 1600. “En este salón pueden hacer muñecas con medias, más allá títeres de dedo o sonajeros. Por este salón se fabrican títeres de mano, en el de al lado caballitos de madera y en el fondo los juegos de mesa”, explica. La gente elige qué hacer. Todos los elementos están a mano, donados por algunas empresas o colaboradores que los llevan. En cada habitación un coordinador explica los pasos que deben darse para que cada juguete quede impecable.

El jardín es precioso. Atravesado por banderines y bombitas de colores, es el corazón de la fábrica. Las familias se acomodan en las irregulares mesas de madera con sus pinturas, sus tableros y sus pinceles, y se disponen a decorar dominós, dados, fichas y recorridos con trampas y premios.

Está claro que lo de venir a ayudar es un plan familiar. Las explicaciones de los padres se replican con sutiles diferencias: “nuestros hijos tienen de todo”, “se trata de compartir”, “hacer algo con las propias manos tiene un valor especial”, “no todo se compra”. Los chicos, muy bien predispuestos y muy piolas, como Lorenzo, de 12 años: “Es una forma de ayudar a que las personas que no tienen nada tengan alguna posibilidad de pasarla un poco bien de alguna manera”. Alguna posibilidad. Un poco bien. De alguna manera.

Visto en Clarín

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas