Noticias

¡Ojo con Mario Ricardo! … y su historia de superación

Conocé la historia de Mario Ricardo, un futbolista paraguayo que a pesar de haber perdido un ojo pudo lograr su sueño: jugar en la primera división de su país.

 

mr portada

 

Mario Ricardo tenía 10 años cuando perdió la visión de su ojo izquierdo. Cuenta que se encontraba jugando con un compañero cuando se accidentó con un lápiz, lesión que empeoró luego de irse, a escondidas, a jugar a la cancha de su amado club: Cristóbal Colón.

Algunos días más tarde, Mario se enteró de que su ojo izquierdo ya no servía. Pero eso no lo detuvo. Siguió entrenando, siguió dándolo todo y su esfuerzo dio frutos: se convirtió en capitán y mejor jugador del club de su ciudad.

 

mr post partido

Con el “10” en su espalda los fines de semana, y con el delantal los días hábiles, el nacido en Julián Augusto Saldívar ayuda a su mamá a vender frutas casi todos los días. Ejemplo de la modestia de este jugador que utiliza muy bien ambas piernas.

“Nunca tuve dificultad para jugar con un solo ojo” expresa Mario Ricardo, quien, hace un par de días, logró su más ansiado deseo: ser contratado por un equipo de la primera división de su país.

Nota relacionada: Historia de superación: de cartonero a cirujano

 

Todo comenzó en la Copa Paraguay. Este certamen, que se está jugando por primera vez este año, está compuesto por equipos de cinco categorías, lo cual hace que muchas instituciones que nunca han llegado a la primera división, se midan con los más grandes del país. Tal es el caso de Cristóbal Colón, a quien le tocó enfrentar a Cerro Porteño (uno de los equipos más grandes de Paraguay).

 

formacion cc

Estos fueron los 11 que empezaron el partido

 

“Mis compañeros y yo estuvimos muy motivados y hasta emocionados por jugar contra Cerro Porteño, algo que antes no pasó por nuestra mente y con la nueva Copa Paraguay se cumplió el sueño” indicaba el atacante de 1,90 metros de altura.

 

Transcurrían apenas 20 minutos del primer tiempo cuando Mario Ricardo hizo que los hinchas de su equipo larguen un grito de gol ensordecedor: luego de que le llegue la pelota, la paró con su pierna derecha, luego utilizó la misma para eludir a su marcador con un “sombrerito” y ¡bum! Un derechazo fulminante del “10” le daba el empate transitorio a Cristóbal Colón.

 

 

“Toqué el balón y no dudé en pegarle” admitía luego del partido.

 

Si bien su equipo fue derrotado por tres tantos contra uno, ese gol significó mucho más para él que una simple anécdota: a los dos días del partido, Sol de América (equipo que milita en la primera división del fútbol paraguayo), maravillado con el gol y el partido que hizo, firmó contrato con él.

 

mr sol de america

Mario Ricardo posando con la camiseta de su nuevo club

 

Nota relacionada: 3 historias de directores técnicos que golearon al cáncer

 

“Realmente es algo único, inesperado. Ahora solo me queda tratar de dejar todo por el club. Mi abuelo seguro estará emocionado a sus 90 años, porque es hincha de Sol de América. La primera camiseta se lo voy a regalar a él” declaraba emocionado Mario Ricardo, quien ahora sueña con la selección.

Así, luego de que Sol de América hay comprado la mitad de su pase y le haya dado un contrato de dos años, Mario Ricardo cumplió su sueño, demostrando que por más difícil que parezca, que por más trabas que haya en el camino, la única verdadera traba es uno mismo. Y él es un ejemplo de superarse.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas