Bienestar

Por qué marchamos este 8 de Marzo

“Mujeres eran las de antes”- afirma un viejo dicho popular, incorporado ya a nuestro lenguaje.

Por Jimena Colomé

 

"¡we can do it!" reza uno de los primeros signos feministas

 

El lenguaje es un reflejo de nuestra cultura, de nuestra realidad. Pensamos con palabras, luego queda en nosotros plasmarlas, o no, en papel y hacerlas inmortales, como en el caso de la literatura.

Quizás el viejo dicho pretende remontarnos a los tiempos shakesperianos, a la literatura del renacimiento. Tal vez deberíamos ser como Julieta y dar la vida por amor a Romeo. O mejor, ser como Ofelia en Hamlet, fieles y frágiles doncellas, obedientes y sumisas.

“¡we can do it!” reza uno de los primeros signos feministas.

A su vez, como el proverbio popular no especifica un espacio temporal, también podemos sospechar que alude a tiempos no tan lejanos, como a la literatura realista, donde ya comenzamos por tener un rol no como acompañantes, sino como protagonistas, dejando así de ser adornos de un ambiente para convertirnos en paisaje. Podríamos aspirar a ser como Madame Bovary, buscar otro camino y seguir nuestros propios deseos y ambiciones, dejar a la vista nuestra valentía transformándola en rebeldía.

Grandes cambios y logros se habían llevado a cabo desde Romeo y Julieta, o al menos así lo parecía, ya que todas las mujeres que ocupan un rol protagónico en la literatura realista están condenadas a un final trágico, ya sea a la condena social o a la muerte, aunque muchas veces también venía con el combo completo (sepan disculpar los spoilers).

El costo a pagar por nuestra libertad era alto, pero no era el único. La mujer que habitaba los libros de texto del siglo XIX tenía voz, e incluso de vez en cuando la capacidad de alzarla si lo consideraba necesario, siempre y cuando no molestara demasiado, pero carecía de voto. La libertad de las protagonistas, si bien existía, tenía unos límites claramente establecidos y funcionales al sistema.

 

mujeres en una protesta para lograr el voto.

mujeres en una protesta para lograr el voto.

 

Emma Bovary fracasó, pero no fue la única. Guy de Maupassant, clásico escritor de la época, retrató a la concepción de la mujer en sus cuentos: elegantes, atractivas, inferiores y desgraciadas. Todas las protagonistas de sus cuentos compartían estas cualidades, así también todas las mujeres que fueron contemporáneas a esta corriente literaria. Todas ellas condenadas a su trágico desenlace.

-Si habíamos avanzado tanto, ¿Qué se interponía entre nuestro “felices para siempre”?, ¿Que lleva a estas mujeres, a Emma, a este final?- podríamos pensar. Además de lo mencionado anteriormente, hay otra cualidad que, paradójicamente, las une: su individualidad. Ellas tenían, consciente o inconscientemente, una lucha y eran las pioneras y protagonistas de la misma, pero no sabían que había más gente que pudiera marchar, y de hecho lo estaba haciendo, junto con ellas bajo una misma bandera. Fueron unas luchadoras solitarias, carentes de la sororidad que las habría llevado a la conquista de nuevos derechos y de un nuevo futuro.

Con el paso del tiempo, las mujeres cambiamos nuestro rol en la realidad, y esto se veía a su vez reflejado en la literatura. En el realismo, la mujer podía elegir entre limitadas opciones para elegir un oficio. Sin embargo, llegando a la literatura contemporánea, la mujer toma consciencia de clase y de género, y, en consecuencia, empieza a organizarse el feminismo como movimiento. Esta comienza por concebirse a sí misma como ciudadana, como una persona dotada de derechos, y ahora su rol también es de guerrera. En el marco de esta revolución llega Dora Dulebov, en la obra de teatro “Los Justos” de Camus, una luchadora al estilo ruso de la Mujer Maravilla, que lucha contra un sistema opresor, y esta vez no lo hace sola sino que acompañada.

Si bien la batalla de Dora no es explícitamente feminista, la decisión de organizarse junto con un grupo y de concebirse como una personalidad política deja a simple vista un claro quiebre con el pasado silencioso y sumiso de la mujer. Además, hay que tener en cuenta que el espacio y tiempo de la obra tiene lugar en la Rusia de 1905 y que, gracias a mujeres reales en las cuales fue inspirado el personaje literario, las mujeres pudieron acceder al voto por primera vez en Europa en el año 1907.

 

la sororidad es la base del feminismo.

la sororidad es la base del feminismo.

 

Las organizaciones feministas comenzaron a surgir a lo largo y ancho del globo y el movimiento sufragista se extendió seguidamente en Estados Unidos en 1920, luego también pisó suelo latinoamericano por primera vez en Uruguay en 1927. La obra teatral de Camus relata el despertar de una insurrección y logra que miles de mujeres escritoras expresen su visión de este movimiento tan nuevo y poderoso. En el día de hoy, algunas profesionales argentinas como Liliana Hendel (“violencias de género”), Mercedes D´Alessandro (“Economía feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria sin perder el glamour)”y Luciana Peker (“La revolución de las mujeres”) nos ayudan a manejarnos en este aire de cambio y entender que, si se piensa que mujeres eran las de antes, es porque no vieron a la de ahora.

Hoy les agradecemos a todas, a Julieta, a Ofelia, a Emma, a Dora, porque pudimos aprender de sus victorias y derrotas, y así llegó la hora de componer nuestra propia historia. El 8M, nos reunimos en todas las plazas de todas las naciones, unidas como hermanas para celebrar lo conseguido y marchamos para reescribir nuestras nuevas (y mejoradas) historias.

 

Esta noticia fue escrita por Jimena Colomé.

 

4 thoughts on “Por qué marchamos este 8 de Marzo”

  1. Natalia veronica Zaporta dice:

    Me encantó el recorrido literario que hiciste. Una nota absolutamente placentera de leer. Felicitaciones

  2. Majaeres dice:

    Excelente!!! Articulo sin palabras ofensivas, irritantes o con toque ironico.Lectoras y lectores agradecidos.

  3. Verónica Tropper dice:

    Interesante el recorrido de la mujer a través de la historia de la literatura, qué cálida nota, gracias y sigan así

  4. Casturina dice:

    Bueno!!!creo que tenemos una nueva escritora,con tremendo artículo, no se espera menos.Felicitaciones!!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas