Sociedad

Manual sobre el sexo para judíos ortodoxos

El sexo es un tema sensible en general y entre los judíos ultraortodoxos altamente conservadores de Israel, en particular. Es por ésta razón, que un terapeuta en Jerusalén ha escrito una guía sexual dirigida específicamente a esta comunidad, que intenta facilitarles la vida a la hora del encuentro amatorio.

Buendiario- David Ribner escribe manual sobre sexo para judios ultraortodoxos

David Ribner es el autor de este libro que busca acercar el tema del sexo a la comunidad ortodoxa y ultraortodoxa judía.

Ribner nació en EE.UU. en Nueva York, obtuvo la ordenación rabínica y un doctorado en trabajo social. Luego se trasladó a Israel, donde ha tratado pacientes judíos devotos durante los últimos 30 años.

Luego de años de trabajar con la comunidad, cayó en cuenta que si bien el judaísmo considera el sexo como algo positivo, hablar de ello abiertamente se ha convertido en un tabú. Es por eso que consideró que hacía falta la publicación de un manual de sexo.

A los niños y niñas ultraortodoxos tienen poca interacción con el sexo opuesto hasta la noche de bodas, cuando se espera que consumen su unión. Son educados en escuelas religiosas especiales, donde reciben muy poca o nula educación sexual.El contacto físico con el sexo opuesto -incluso algo como un apretón de manos- sólo se permite con el cónyuge y con los miembros cercanos de la familia. El acceso a películas y a internet es a menudo restringido.

En la comunidad ortodoxa y ultraortodoxa de Israel, hay manuales escritos para las novias y los novios, con el objeto de guiarlos en el tema de la intimidad en la vida matrimonial, pero emplean una terminología alegórica, vaga, y no ofrecen instrucciones explícitas de cómo se hacen las cosas en materia de las relaciones sexuales.

Buendiario- David Ribner escribe manual sobre sexo para judios ultraortodoxos

El sexo es un tema que no se aborda de forma abierta entre los judíos ultraortodoxos.

“La guía sobre la intimidad física de los recién casados”, que Ribner co-escribió con la investigadora ortodoxa Jennie Rosenfeld, comienza con lo básico, explicando, por ejemplo, las diferencias en las formas del cuerpo de los hombres y las mujeres.

En sus páginas no se ven ilustraciones. En cambio, trae un sobre cerrado en una aleta de la contraportada, con una advertencia a los lectores de que contiene diagramas sexuales. Si no desea verlas, puede arrancar el sobre y tirarlo a la basura.

Aquel que se atreva a abrirlo, encontrará tres diagramas de posiciones sexuales básicas. “Si nunca has visto una película, si nunca leíste un libro, ¿cómo se supone que sepas lo que haces?”.

Los dibujos son simples: figuras con contorno y sin rostros.”Queríamos que fuese aceptable para una población que fuese lo más amplia posible y con el menor riesgo de ser ofensivos”, dice.

“Lo que resulta único de este libro es que habla abiertamente sobre la sexualidad a la audiencia religiosa judía”.

El libro es directo en su lenguaje y toca temas que pueden ser incómodos para algunos, incluyendo el sexo oral y la masturbación.

Visto en: BBC Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas