Mundo

Manifestante gana juicio a la policía por acoso

John Catt, un británico de 88 años que no tiene ningún antecedente criminal, logró que legalmente se borraran los expedientes que la policía guardaba sobre él, donde hacían un seguimiento detallado de su participación en manifestaciones y marchas, tildándolo de “extremista”.

John Catt juicio a la policía Brighton

John Catt, el manifestante que ganó el juicio a la policía

Brighton, Reino Unido – Tres jueces de apelación han determinado que la policía violó los derechos humanos al secretamente seguir los pasos del activista pacífico John Catt, de 88 años de edad. Se descubrió que la autoridad había catalogado al manifestante como “Extremista doméstico“, y llevaban detallada cuenta de sus actividades políticas. El hombre, que no contaba con ningún tipo de antecedente criminal, se escandalizó al enterarse de que la policía llevaba un archivo clandestino y detallado de su presencia es más de 55 marchas y manifestaciones a lo largo de cuatro años.

El pasado jueves, Catt ganó su juicio contra la policía, logrando que sus archivos sean eliminados de la base de datos secreta de los denominados “extremistas domésticos”. Más detalles de la persecusión a la que Catt fue sujeto ya habían sido revelados antes por el diario británico The Guardian, en 2010.

La policía tenía informes detallados de cómo el anciano pensionista sacaba su libreta de apuntes y hacía dibujos de las manifestaciones a las que asistía. También había fotos de los slogans que llevaba en su ropa y detalles redactados de su apariencia. Ahora, el juicio iniciado le asesta otro golpe feroz a la secreta Unidad Nacional de Inteligencia y Orden Público inglesa, que ha sido cuestionada por monitorear a manifestantes desde 1999.

Un caso similar ocurrió en 2009, e involucró a la Policía Metropolitana, que debió eliminar cuarenta por ciento de las fotos que guardaba en su base de datos de gente protestando, dado que se juzgó que la fuerza policial había retenido ilegalmente una imagen de Andrew Wood, un manifestante opositor a la guerra. A lo largo del último año, la Unidad ha sido criticada luego que se revelara que Mark Kennedy, un policía encubierto, había estado infiltrado en el movimiento ecologista por los últimos siete años.

Catt, por su parte, comentó sobre su caso: “Espero que este jucio sea el final al monitoreo abusivo e intimidatorio de la que gente protesta pacíficamente por parte de las fuerzas policíacas a nivel nacional. El seguimiento policial de este tipo solamente sirve para deteriorar nuestra democracia e impedir la protesta legal.”

Su abogado, Shamik Dutta, del estudio Bhatt Murphy, agregó: “Este juicio expone la naturaleza expansiva y siniestra de la vigilancia policial hacia miembros comunes del público de este país. También sirve como protección contra la preocupante criminalización de la protesta pacífica.”

El abogado, a su vez, dirigió su cuestionamiento hacia otras fuerzas policiales: “La Asociación de Oficiales de Policía el comisionado de la policía Metropolitana han sancionado ilegalmente este tipo de comportamiento por más de una década y ahora deben responder por ello.”

Visto en Rawstory y The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas