Entretenimiento

¡Mamá convierte en juguetes los dibujos de sus hijos!

Wendy Tsao, una artista canadiense, tuvo una brillante idea: hacer de las locas creaciones de sus infantes juguetes reales y tridimensionales, respetando al pie de la letra colores y formas. Sus hijos deben alucinar cósmicamente ante las creaciones de su madre, ¿Por qué no entregarnos también nosotros a tan mágicas artesanías?

 

El dibujo original...

El dibujo original…

 

... y la obra tridimensional.

… y la obra tridimensional.

 

Es normal que las madres ayuden a sus niños a desarrollar la creatividad mediante juegos, incentivos y motivaciones. También que atesores los dibujos de sus hijos. Lo que no es habitual, y que hoy celebramos, es que una madre – que además es una artista – convierta las fantasías dibujadas de su descendencia en obras de arte tangibles. ¿No es un don casi mágico el de convertir lo imaginado en real? ¡Y más para un niño!

Noticia relacionada: Nena da bello toque surrealista a las pinturas de su madre

Hoy en día, Wendy Tsao, la responsable de tan bellas co-creaciones, recibe dibujos de niños de todas partes, y ha montado un pequeño negocio convirtiendo esas ensoñaciones de papel en juguetes de diversas formas, materiales y colores. La artista, nativa de Vancouver, Canadá, tuvo la idea en 2007, tras observar los dibujos de uno de sus hijos, en ese entonces de 4 años de edad. Tomó una de las ilustraciones y la convertió en un juguete tridimensional real.

 

 

 

La alegría de su hijo fue tal por ver su obra hecha realidad que la artista pensó en repetir la experiencia con otros niños. Es así como comenzó su micro-empresa. Los precios de su servicio fluctúan entre los 90 y 140 dólares. Ya son más de 400 los animales y bestias mitológicas que la mujer ha fabricado.

Noticia relacionada: Brasil prohibe armas de juguete para contagiar la paz

Al principio lo traté como a un negocio, lo cual es bueno. Pero el asunto era más que eso, me di cuenta de que es como dar vida al sueño de un niño y ya no es sólo un negocio para mí, en realidad se convirtió en mi oficio. Algunas veces, cuando estoy de buen humor, es una forma de arte. Y eso es lo que quiero hacer: buen arte“, comenta Wendy, sincerándose.

Noticia relacionada: Niño convierte a consolador en el juguete más divertido del mundo

¡No se pierdan esta increíble galería de seres empeluchados y fantasías encarnadas!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto en Belelu

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas