Acción / Reacción

Logran ampliar el código genético que crea toda la vida

Mediante la expansión de la cadena de ADN como la conocíamos, científicos norteamericanos han logrado crear así una forma de vida totalmente nueva, con el fin de producir desde nuevos medicamentos a nanotecnología.

 

Buendiario-amplian-codigo-genetico-adn-vida-artificial-2

X e Y, las nuevas letras del código genético

 

Todo lo que vive y alguna vez vivió, desde organismos unicelulares hasta seres vivos tan complejos como una persona, se basa en lo que designan dos pares de letras: A-T y C-G. Combinadas, estas letras escriben el ADN y contienen la información genética de todos los organismos vivos.

Lo que acaban de lograr científicos estadounidenses es agregar dos letras nuevas (X e Y) a ese alfabeto de la vida, y crear una bacteria capaz de asimilar y propagar ese código extendido de forma artificial. “Toda la vida que conocemos está codificada con esas cuatro letras que forman dos pares de bases”, explica Floyd E. Romesberg, del Instituto de Investigación Scripps en California, Estados Unidos, quien dirigió el equipo que llegó a este logro. “Lo que hicimos es un organismo que contiene estos dos más un tercer par no natural de bases de forma estable”, detalló el científico.

Noticia relacionada: Descubren el ADN más antiguo, que pone en dudas nuestras ideas sobre la evolución

Así demostraron que es posible crear nuevas formas de vida artificiales. Otro logro de la biología sintética, un campo de la ciencia que avanza a gran velocidad, cuya utilidad estaría ligada a la posibilidad de producir nuevos fármacos más eficientes, limpiar desechos tóxicos o convertirlos en combustible. “Una biología de expansión del ADN tiene muchas aplicaciones emocionantes, desde nuevos medicamentos a nuevas formas de nanotecnología”, ilustró Romesberg, que viene trabajando en esta búsqueda desde la década del noventa.

El nuevo par de bases funcionales de ADN debía estar unido con la misma afinidad que tienen los pares de bases de nucleósidos naturales A-T (adenina-timina) y C-G (citosina-guanina), cuyas iniciales forman todo el código genético. Además, las nuevas bases tendrían que alinearse de forma estable al lado de las bases naturales en un tramo de la estructura de ADN y evitar ser atacados y eliminados por los mecanismos naturales de reparación del ADN. El primer paso, la subsistencia del nuevo par, fue un éxito, y ahora es el momento de darle al mismo una función útil, como fabricar proteínas hechas con componentes nuevos que no se encuentran en la naturaleza.

Noticia relacionada: Descubren una variante del genoma humano que protege del asma

Los investigadores afirman que el sistema que han producido es muy seguro y que por el momento no hay chance de que la nueva forma de vida se reproduzca por fuera de su control. Las posibilidades del nuevo hallazgo parecen interesantísimas, y demuestran una vez más que entre la ciencia ficción y la mera ciencia cada vez media menos distancia.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas