Acción / Reacción

¡Llegó el auto fantástico de lujo, que se maneja solo!

La firma Rinspeed presentó un auto modificado que no requiere de conductor, y que presenta todo tipo de comodidades como televisores, asientos giratorios y hasta máquina de café para disfrutar durante el viaje.

 

 

Llegó el día: los autos autónomos (o “coches drones”) están a la vuelta de la esquina. Ya no son más pertenencia exclusiva de la ciencia ficción o de las series de TV, y empresas como Google, BMW, Ford e IBM trabajan para lanzar el primer modelo. Pero fue la marca suiza Rinspeed la que les ganó de mano, y lanzó Xchange Concept Car, plagado de ofertas de confort y diseño.

Noticia relacionada: Europa determinó que, por ley, los nuevos autos deberán ser más limpios y ecológicos

“Quería poner el énfasis en el pasajero, no en la tecnología de autoconducción”, comenta el fundador y director ejecutivo de Rinspeed, Frank Rinderknecht. “Viajar en un auto sin conductor ya no me obliga a mirar a la ruta y puedo usar el tiempo con más sentido. ¿Me gustaría trabajar, dormir, leer?”, se pregunta el pope, orgulloso de su hedonista creación, un sedán de cuatro plazas que se parece bastante a un pequeño jet privado.

 

Buendiario-rinspeed-auto-fantastico-suizo-sin-conductor-1

Bello y moderno

 

El prototipo, basado en un modelo Tesla, fue presentado en el Salón del Auto de Ginebra y sus asientos se pueden girar, inclinar y colocar en 20 posiciones. La columna de dirección se puede mover hacia el centro para facilitar el uso de un sistema de información y entretenimiento que recorre todo el tablero. Éste cuenta con dos pantallas LCD giratorias para navegar por la Web, consultar el correo electrónico o realizar videoconferencias. Y hasta contienen una máquina de café.

 

Buendiario-rinspeed-auto-fantastico-suizo-sin-conductor-2

¡De espaldas!

 

El Xchange cuenta con un lujoso diseño interior azul y gris, pensado para darle al coche un ambiente marítimo y relajante. Como buen exponente suizo en el centro de la columna de dirección tiene un reloj Carl F. Bucherer, que gira cuando el coche se mueve. Además, su techo es de plexiglás y tiene 358 luces LED. Por otra parte, si el dueño del vehículo desea manejar, tiene la opción, claro: “Conducir casi siempre es aburrido porque simplemente hay que avanzar kilómetros y kilómetros. Pero si voy por un paso alpino quiero conducir yo”, explica el extravagante Rinderknecht.

 

Buendiario-rinspeed-auto-fantastico-suizo-sin-conductor-3

Como en casa, pero en la ruta

 

La marca suiza eligió a un modelo híbrido para su diseño, dándole así una veta ecológica, pero el foco es siempre la comodidad. “Con todas las frenadas y baches se necesita un asiento que aún así permita relajarse”, dice el dueño de la empresa, que desarrolló los asientos con el fabricante de prótesis médicas Otto Bock Mobility.

Noticia relacionada: Chino hace mini Lamgorghini a mano para su nieto

El desafío más grande para el auto sin conductor es que la gente crea en la seguridad del sistema, que no tema a entregarse a la experiencia. Pero Rinderknecht, de gran sentido del humor, lo tiene claro: “Todo en la vida se está automatizado. Cuando empecé a trabajar tenía una máquina de escribir. Cuando pienso en cómo eran las cosas, parece la Edad de Piedra”.

Visto en Reuters

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas