Buen Samaritano

Llegaron las sandalias “origami” para salvar vidas

Unifold es una nueva marca de calzado, pensado para tener estilo pero por sobre todas las cosas para ser muy económico. La intención de sus creadores es que pueda ser utilizado por las millones de personas humildes de países en desarrollo que andan descalzas, y que están expuestas a enfermedades parasitarias de los pies.

 

buendiario sandalias origami pueden salvar vidas tercer mundo han diseno 2

Modelo 1, sandalias totalmente plegables

 

Es normal que una persona le de bastante importancia al tema del calzado: que lo elija cuidadosamente por su color, diseño, combinabilidad con otras prendas o por las cualidades que ofrece (mayor aceleración, por ejemplo, en el caso de zapatillas deportivas). Pero hay personas en el mundo, y muchas, que no pueden elegir, que simplemente andan por la vida descalzas, porque viven en condiciones que no les permiten acceder a un calzado. De hecho, en países subdesarrollados, donde las epidemias de enfermedades parasitarias son frecuentes, usar algo en los pies salva vidas. Y en el mundo hay más de 300 millones de personas que ni siquiera tienen unas ojotas.

Noticia relacionada: Sublimes diseños de origami, o el arte de plegar papel

El calzado es un bien caro en este mundo, un lujo, y los lujos no son para todos. Pero ahí surge Unifold, un proyecto de Horatio Yuxin Han y Kevin Crowley, del Instituto Pratt, con la intención de hacer zapatos que pueda usar todo el mundo. “Hoy casi todos los métodos de hacer calzado requieren un proceso de producción complicado, con moldes”, explica Han, un diseñador chino. Unifold no sólo no usa moldes, sino que es fácil de almacenar y de enviar a países lejanos, dado que funciona igual que el origami: es una única pieza plana que se pliega hasta dar forma al calzado.

 

buendiario sandalias origami pueden salvar vidas tercer mundo han diseno 3

Modelo 2, alpargatas, también plegables

 

Las maravillosas sandalias están hechas de acetato de etileno vinílico (EVA), también conocida como gomaespuma. No tienen cordones, ni costuras ni técinas de pegado contaminantes. Uno recibe la plancha, la pliega y se la coloca. Su diseño es tan simple y su material tan barato que son accesibles a todo el mundo; dado que son fáciles de enviar y que entran más ejemplares por container, el costo de venta es aún más bajo. Y para países muy pobres, Han apunta a que los patrones del calzado se puedan bajar de Internet para poder fabricarse localmente.

Noticia relacionada: Diseñador crea bicicleta de cartón a 9 dólares

Ahora existen dos patrones de Unifold: unas ojotas estilo asiático y una sandalias con diseño más elaborado. “El tipo de calzado que hacemos debe poder hacerse por pliegues, por eso hacemos sandalias”, admite Han. “Pero estas limitaciones en técnica me incentivó a explorar detalles más inusuales buscando el aspecto del calzado”.

Noticia relacionada: Tienda sudafricana regala ropa a donantes de órganos

El éxito de Unifold no sólo implcará un triunfo para los diseñadores, sino un raro caso de diseño que además tiene un fin social.

Visto en Fast Co. Design

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas