¿Es o No es?

Llamas y cabras cortan el pasto en Chicago, EE.UU.

El aeropuerto de Chicago implementó un novedoso método para mantener el pasto corto: llamas, cabras, burros y ovejas comen la hierba y la mantienen bien prolija. ¿Te parece una buena noticia? ¿Es una forma ecológica de mantener el orden o te choca que sean especies no autóctonas quitando trabajo a la gente?

 

Buendiario - Llamas y cabras cortan el pasto en Chicago, EEUU interna2

 

Noticia relacionada: Chino lleva tortuga disfrazada de hamburguesa en avión

Los animales parecen haber generado su propia armonía. En uno de los aeropuertos más transitados del mundo – O’Hare – las llamas cuidan a ovejas y cabras del ataque de los coyotes, que se pasean por la zona. Los burros también colaboran con la protección, y todos se alimentan felices – o no tanto – del pasto que crece en las afueras de Chicago. Mantienen  entre todos el orden y previenen accidentes comiendo bichitos que podrían interferir luego en las operaciones del aeropuerto.

Es que el pasto largo no solo se ve desprolijo, sino que también es un potencial atractor de roedores, que a su vez llaman a halcones y otras aves de presa. “Los aviones y los pájaros no hacen una buena combinación“, explica Rosemarie Andolino, una de las autoridades aeropuertarias.

Noticia relacionada: Ryanair cambia su política de cobro a discapacitados

Chicago hasta ahora confiaba la tarea a herbicidas y cortadoras de césped motirizadas, pero en sus casi 3.200 hectáreas de tierra, algunas partes son de difícil acceso. Las áreas rocosas o empinadas son más complicadas de tratar, y los equipos a nafta implican un enorme gasto.  Además, y por más que dedicaran horas y horas a la búsuqeda, siempre terminaban apareciendo aves por las pistas de despegue.

Las autoridades decidieron entonces seguir el ejemplo de los aeropuertos de Seattle, San Francisco y Atlanta e intentar una solución más “tradicional”. Delegaron estas tareas en animales disminuyendo las emisiones de carbono y el uso de combustibles. Las 14 cabras, 6 ovejas, 2 llamas y los 3 burros están en zonas donde no corren peligro – lejos del pavimento y las pistas. Disfrutan entre todos de unas 14 hectáreas especialmente delimitadas donde conviven sin inconvenientes.

Noticia relacionada: EE.UU. frena la creación de un monopolio aéreo

Se trata una prueba piloto de lo que luego podría extenderse a nuevos terrenos y más animales. Andolino está feliz, sobre todo por los costos súper bajos de la implementación de su programa. Partieron de un acuerdo con un restaurante cercano (que tiene cabras para la elaboración de quesos) y son ellos los que administran el “campo” y cuidan a los animales por solo U$S 19.000 en los próximos 2 años. Junto al Departamento de Bomberos coordinaron la llegada de agua fresca, y ya están construyendo una especie de establo para cuando haga más frío.

Los animales parecen no molestarse con los ruidos de los aviones, dice Pinky Janota, de una protectora de aninales. “Esta manana nació un corderito“, cuenta – “se está adaptando perfectamente y se alimenta sin problemas – aún en las horas de mayor tráfico aéreo. Ni se inmuta“.

Lo llamaron O’Hare, obviamente.

 

Visto en AFP

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas