Entretenimiento

Librería japonesa se dedica solo a un libro por semana

A veces calidad es mejor que cantidad, y por eso la librería Morioka Shoten de Ginza, Tokio, organiza charlas, eventos y análisis de un solo libro a la semana, el único que vende.

 

 

Basta de libros olvidados en las estanterías de una librería, a la espera de lector (o al menos comprador) que los saque de su letargo. Basta de libros perdidos en las alturas, a una escalera de distancia, o en la tercera fila de un estante muy ancho. La original respuesta que se le ocurrió a Yoshiyuki Morioka fue darle un trato personalizado a cada libro. En lugar de proponer muchas lecturas, propone una sola, dedicándole toda la atención del mundo, para establecer una relación profunda con la obra y llevar la experiencia de leer a un nuevo nivel.

En la librería Morioka Shoten de Ginza, Tokio, cada semana se vende un único libro, que va cambiando cada siete días. Cada tarde hay actividades promocionales, charlas con el autor, exposiciones y todo tipo de eventos, pero siempre centradas en ese libro de la semana, que es el único que se puede comprar, confiando en el buen criterio de la dueña del local. Se trata de un proyecto a largo plazo y con expectativas de rentabilidad, muy japonés, por cierto.

A Yoshiyuki Morioka se le ocurrió el concepto de “una única sala con un único libro” en un curso sobre nuevas empresas. Los participantes tenían que presentar ideas que cupieran en una única página, y Morioka pensó en la regeneración de la venta de libros a través de una librería con una única obra disponible. La idea causó sensación entre el resto de alumnos. Un par de años después lo llevaría a la práctica (la librería abrió este año). El objetivo es incidir en la idea de que cada libro merece ser leído y tratado como algo único. Un concepto hermoso, sin dudas.

Visto en Librópatas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas