Feliz no cumpleaños

Las Inferiores de la Vida son en los Clubes de Barrio

Las políticas excluyentes que sufrió nuestro país en las últimas décadas alejó a los niños de ese ámbito tan lindo y productivo para su salud mental, su desarrollo físico, entretenimiento y de sociabilización. La falta de inversión provocó el deterioro edilicio y el aumento de las cuotas vaciaron los clubes, llevándolos a ser más piezas de museos que de necesaria vigencia. Pero estamos en Buendiario, y aquí nos encargamos de contarles las buenas noticias. Después de estas primeras palabras, parece difícil que las tengamos, mas no pierdan la esperanza: ¡los clubes de barrio están en recuperación! Y vaya que es para festejarlo.

 

Buendiario-club-barrio-penacho-azul

 

La columna va a enfocarse en el Círculo Penacho Azul, histórico en Villa Urquiza, que festejó hace pocos días sus primeros setenta y ocho años de vida. Penacho fue víctima de las dolencias que mencioné en el primer párrafo, pero desde hace un tiempo, un par de familias se lo pusieron al hombro y volver a pisarlo, días atrás, me generó una gran alegría.

Las paredes pintadas, la canchita de fútbol en impecable estado, el equipamiento completo para el entrenamiento, el buffet lleno de mesas y con un menú súper variado (¡hasta conservan el inagotable pebete de jamón y queso!), el salón para danzas, bailes y taekwondo. Una joyita y un renacer maravilloso. Y, por supuesto, ellos, los más chicos, llegan sonrientes y felices. Son educados por entrenadores, que más que entrenadores son maestros. Me quedé a verlos practicar, y los niños sólo reciben cariño y docencia, y una exigencia bien entendida y necesaria. Nada de maltratos de hostigamientos en busca de un resultado positivo el sábado siguiente cuando toque el próximo partido. Como firma una madre en el Facebook del club: No importa ganar o perder lo importante es que hay equipo y los chicos disfrutan de jugar el Fútbol sin violencia.

 

Buendiario-club-barrio-chicos-entrenamiento

 

¿Hay mucho más para hacer? Por supuesto que si , pero está buenísimo que haya arrancado y ver a todas las personas que trabajan ahí dentro deslomarse para que mejore cada día más. Un caso parecido, aunque es mucho más grande y con otra estructura, sucede en el histórico Club Arquitectura del barrio de Agronomía. Brindo y aplaudo estas iniciativas, y considero que el Gobierno -en este caso de CABA- debería subvencionar a estas entidades para que puedan bajar la cuota mensual y así tener más chicos en los clubes y menos en las calles. La mejor inversión es siempre en la educación de quienes serán el futuro del país.

Yago Fiamingo 

Periodista y Productor, con pasado en Televisión Digital Abierta, Tyc Sports y Rock and Pop
Twitter: @yagoyago84

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.