Entretenimiento

La vida cubana de Hemingway llega a Boston

Un acuerdo de cooperación cultural permite la llegada de dos mil documentos digitalizados procedentes de la casa del escritor en Cuba a EE UU y la restauración de Finca La Vigía.

buendiario - hemingway2

Primeras páginas del pasaporte del escritor

Aunque tenía un despacho preparado en la torre suroeste de su casa, en el suburbio habanero de San Francisco de Paula, solo trepaba hasta allí cuando los personajes le arrastraban. Ernest Hemingway (1899-1961) prefería escribir ­–de pie y en zapatillas por casa, primero a mano y luego a máquina–, en su luminoso cuarto de la Finca Vigía; una estancia dividida en dos alcobas que George Plimpton describió con detalle en la entrevista de The Paris Review de 1958. Eso fue cuatro años después de que el autor de París era una fiesta recibiera Premio Nobel de Literatura y tres antes de que se quitara la propia vida, ya de regreso en Estados Unidos. Aquel cuarto, atestado de papeles, libros, panfletos y notas, y el conjunto de material bibliográfico que quedó en la casa, han permanecido fuera del alcance de investigadores y académicos estadounidenses durante más de cinco décadas, algo que cambió este lunes con la llegada de una versión digitalizada de dos mil documentos a la Biblioteca JFK de Boston.

Detrás de este proyecto se encuentran la fundación estadounidense Finca La Vigía, creada en 2004 tras un viaje a la isla cubana por Jenny Phillips –nieta del editor y gran amigo de Hemingway, Maxwell Perkins–, y el congresista de Massachusetts, James McGovern, defensor de la normalización de las relaciones entre Cuba y EE UU. Esta es la segunda partida de documentos digitalizados de Hemingway que llega a Boston, después de los tres mil que se incorporaron a la colección en 2008, entre los que se encontraban, por ejemplo, una versión alternativa del final de la novela “Por quién doblan las campanas”. La iniciativa de la fundación La Vigía incluye la mejora de las condiciones de conservación de los materiales que allí se encuentran, la restauración de la casa, y la construcción de un nuevo edificio con controles de temperatura y humedad. También la formación de personal especializado, en un ambicioso proyecto que ha contado con la ayuda del Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro, una acción de cooperación cultural con el gobierno cubano sin precedentes.

Hemingway estaba en Cuba en noviembre de 1959 cuando Castro llegó a La Habana, pero abandonó el país por última vez en julio del año siguiente. Trasladó a una caja fuerte los manuscritos y papeles que consideró más valiosos. Su finca y cerca de seis mil volúmenes de su biblioteca fueron nacionalizados por el gobierno cubano tras la fallida invasión de Bahía de Cochinos. El aventurero escritor y periodista se suicidó en julio de 1961. La administración de Kennedy logró entonces negociar un último viaje de Mary, la viuda del escritor, a la isla. Trajo consigo un barco lleno de papeles y libros que quedaron depositados en la biblioteca de Boston, quemó lo que consideró oportuno y dejó detrás miles de documentos más.

Los que este lunes llegaron a la colección de JFK acercan la cara más doméstica y cotidiana del escritor: sus anotaciones sobre las mareas y el clima, las notas que tomó cuando navegaba por la bahía intentando avistar submarinos alemanes en los cuarenta, su pasaporte, una carta a Ingrid Bergman, listas de la compra o recibos de cuentas en bares. Trozos de una vida sobre la que aún se investiga con pasión, sobre todo en su etapa en esa bella finca cubana, en la cual, según Plimpton, apenas quedaba “el espacio justo, encima de una estantería desbordada, para una máquina de escribir”.

Visto en: El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas