Sociedad

La Santa Cecilia musicaliza la reforma inmigratoria

La Santa Cecilia – cuyo nombre estalló en los Grammy Latinos de 2011, en Las Vegas – es un fervoroso sexteto de Los Ángeles que canta canciones bailables en espanglish, dando voz a la comunidad latina indocumentada de EE.UU.

 

 

El público de la escena alternativa los sigue y los aclama y los críticos aseguran que logran “cruzar las fronteras del gueto hacia el mainstream”; antes eran seis y ahora son cuatro, pero La Santa Cecilia no para, tocando en festivales es Texas o grabando junto al mítico Elvis Costello. Su público pertenece a ambos lados de la frontera, en parte por su condición bilingüe y en parte – y sobre todo – porque su música da voz a la gran comunidad de inmigrantes que son latinos y a la vez norteamericanos, una minoría cada día más grande.

“Pensamos en inglés y hablamos en español, o viceversa, y así es como escribimos las canciones. Podemos sentir y expresar en dos idiomas y eso es muy bonito”, comenta el percusionista, Miguel “Oso” Ramírez, momentos antes de salir a tocar en un partido de béisbol.

Noticia relacionada: Gran marcha en EE.UU. por la reforma migratoria

Marisol Hernández, cantante del grupo y también conocida como La Marisoul, también habla de esto de representar a los latinos que nacieron en el gran país del Norte: “Somos un reflejo de lo que es ser latino en los Estados Unidos, de que tenemos nuestras raíces y tradiciones de México y también somos nacidos o criados aquí: comemos tacos y también hamburgers”.

En estos días sale a la venta el primer disco de la banda, llamado “Treinta días”, a la vez que estrenan firma con una gran discográfica, esperando dar el salto a la masividad. En 2011 ya tuvieron un hit con la canción “La Negra”, pero hoy en día su papel no es sólo musical sino social: son casi universalmente reconocidos como “los responsables de la música de la lucha por la reforma migratoria”.

 

buendiario-la santa cecilia banda mexicana eeuu los angeles reforma migratoria 2

Treinta días, el flamante disco de la banda

 

Es que EE.UU. busca ser más multicultural que nunca, y las tradiciones ya no se aislan, sino que se juntan. “Cuando éramos jóvenes éramos rocanrolleros. ¿Cuándo íbamos a escuchar una norteña o una cumbia?. Con el tiempo hemos asimilado y nos hemos enorgullecido de nuestras raíces musicales. Teniendo bien plantada la raíz, hay muchas posibilidades”, comenta Marisoul.

Sobre los problemas legales de los inmigrantes, José Carlos, el acordeonista de la banda, narra: “Nos hemos visto cara a cara con las deportaciones por no tener los papeles adecuados para vivir aquí, y por eso decidimos contar estas historias, son relatos reales y cercanos de quienes todos los días vivimos con temor de ser deportados”. Sabe de lo que habla, por haber llegado de ilegal a los seis años a EE.UU.

Los activistas por los derechos de los migrantes han hecho de la música de La Santa Cecilia un himno de lucha para la reforma migratoria, a favor de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. Sus historias hablan de jardineros mexicanos que cuidan el paisaje de mansiones lujosas, de mujeres que no pueden estudiar por carecer de papeles y de sirvientas que temen ser denunciadas por sus patronas. Aunque seguramente sea “El Hielo” la canción que más ha impulsado la reforma migratoria: su título en inglés – “Ice” – juega tanto con la palabra que siginifica “hielo” como en las siglas de la Inmigration and Customs Enforcement (Oficina de Migración y Aduanas norteamericana). Su tono melancólico va acompañado de un videoclip “interpretado” por indocumentados reales, que pronto se convirtió en un hit viral y éxito en Billboard.

“Queríamos hablar de nuestro padres, de nuestros amigos que nos inspiran. Por eso quisimos compartir esto a través de la música. Eso somos, aqui estamos. Eso es lo que queremos decir”, expresa, comprometida, Marisoul.

Visto en La Santa Cecilia

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas