¿Es o No es?

La Salada abrirá una sucursal en el barrio de Palermo

El megaespacio de compras que nació a orillas del Riachuelo tendrá una sucursal oficial en la ciudad de Buenos Aires, a metros del Jardín Botánico. Esto alegra a quien busca mucha mercadería a precios más bajos pero también preocupa a quienes acusan a La Salada de fomentar el trabajo esclavo. ¿Es una buena o mala noticia?

 

Buendiario-la-salada-palermo-2

 

Los vecinos del barrio de Palermo tendrán en 2015 una nueva opción comercial: La Salada, el inmenso espacio de compras ubicado en Lomas de Zamora, ahora llegará a la Capital Federal, listo para competir de igual a igual con locales más “glamorosos” del residencial barrio porteño.

La noticia fue confirmada por Jorge Castillo, administrador de Punta Mogote, la feria más grande que opera dentro de La Salada, quien reveló que faltan detalles para cerrar la negociación que lleva adelante con los propietarios de una galería ubicada en Santa Fe 3535, entre Julián Álvarez y Aráoz. La intención es que el negocio se ponga en marcha en el mes de marzo, luego de las vacaciones, en un espacio comercial que tiene unos 50 metros de largo hacia el interior. Al respecto, el empresario precisó que “el espacio permite instalar unos 150 locales. En cada uno se venderá ropa deportiva, para adultos y niños”.

Castillo confirmó además un segundo piso donde habrá patio de comidas y lugares para comprar víveres, “carnicería, panadería, lo básico”, a la vez que destacó que “nosotros vendemos el paquete de fideos a 5 pesos y el kilo de pan a 8”. Claro, esta significativa baja de los precios molesta a otros comercios de la zona de Palermo, donde las mercaderías son más caras que en otras zonas de la ciudad. Por otra parte, hay quien ve con malos ojos que un emprendimiento tan masivo y popular desembarque en una zona tan exclusiva, sin mencionar una problemática que varias veces tocó a La Salada: el trabajo esclavo, donde sobre todo los inmigrantes trabajan muchas horas por poco dinero y en condiciones inhumanas, lo cual permitiría los bajos precios que se barajan.

Los propietarios de los locales no venderán sus propiedades sino que formaran una sociedad con el administrador de La Salada, quien también llevará las riendas de este emprendimiento comercial. Castillo ya antes intentó desembarcar en el barrio de Recoleta, otro polo de alto poder adquisitivo, pero las tratativas naufragaron, sobre todo ante el rechazo rotundo de los comerciantes de la zona. En esta ocasión, José Victor Clavería, presidente de la Asociación de Amigos de la Avenida Santa Fe, explicó que “nos llama mucho la atención y nos preocupa el rumor de que se instalaría una Saladita”. La inquietud tiene que ver con la pérdida de glamour que registra la avenida desde hace años, fundamentalmente por el éxodo de grandes marcas hacia los shoppings.

La pregunta es: ¿Es bueno que se democratice una zona comercial, bajando los precios y ofreciendo productos más accesibles? ¿O es malo que un modelo comercial sospechoso se expanda, generando a su vez una competencia cruda con los locales ya existentes?

Visto en Infobae

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas