Mundo

La OMS vacunará de la malaria a un millón de niños

La Organización Mundial de la Salud ratificó que la inmunización demostró ser muy eficiente, en torno al 30% en menores de 5 años.

 

Buendiario-malaria-vacuna-oms

 

La Organización Mundial de la Salud recomendó el uso general de la vacuna de la malaria, la primera que existe contra un parásito. La agencia sanitaria de la ONU ha recomendado que hasta un millón de niños reciban la inmunización en estudios piloto para demostrar la viabilidad del tratamiento. La vacuna ha demostrado una eficacia de en torno al 30% en niños, y ahora se estudia dar las cuatro dosis necesarias para la inmunización.

En 2013 se registraron 198 millones de casos de malaria, la inmensa mayoría en África y entre niños de menos de cinco años. La nueva vacuna tiene una eficacia variable según la edad. Es del 36% en niños vacunados a partir de los cinco meses y del 27% entre los vacunados a partir de las seis semanas. Su uso se concibe como complementario a las medidas actuales de prevención y tratamiento de la enfermedad.

El próximo reto es logístico y de salud pública. La inmunización requiere cuatro dosis. Las tres primeras se dan una cada mes y después hay que esperar 18 meses para la cuarta. Esta última es crucial para conseguir la protección contra la malaria, ha señalado Jon Abramson, jefe del grupo asesor de la OMS sobre inmunizaciones. Pero esa dosis también requiere un contacto adicional con los centros sanitarios en los países afectados fuera de los calendarios normales de vacunación.

La Agencia Europea de Medicamentos ya aprobó la vacuna en julio. La vacuna RTS, S actúa contra el Plasmodium falciparum (el parásito de la malaria más prevalente en África) que se transmite con la picadura de mosquitos Anopheles. La inmunización es resultado de más de 30 años de investigación en la que han participado laboratorios públicos y privados. Su desarrollo ha sido financiado en parte por la Fundación Bill & Melinda Gates.

Los ensayos se llevarían a cabo en regiones de África Subsahariana y permitirán conocer su impacto fuera de un ensayo clínico, así como su impacto en la mortalidad infantil general y su seguridad al ser administrada a gran escala. Si bien es necesario seguir investigando hacia nuevas inmunizaciones con mayor tasa de protección, se trata de una mejora respecto de los programas de vacunación actuales.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas