Efemérides bd

La Noche de las Antorchas

Cuando terminaba la década del 40 el mundo entero estaba en rehabilitación. La Segunda Guerra estaba muy fresca en la memoria de la población mundial y los países beligerantes juntaban los escombros de sus ciudades y de su moral. El deporte no quedó exento de esta realidad y el calendario de prácticamente todas las disciplinas se mantuvo en suspenso.

Por Nicolás Moretti.

 

buendiario-mundial-basquet-1950

El primer Mundial de basquet llevo el nombre de San Martín en el centenario de su fallecimiento.

 

 

El primer Juego Olímpico luego de la guerra, fue en Londres en 1948. La elección de la ciudad inglesa tuvo en cuenta que Inglaterra no había sido tan castigada por el conflicto, sobretodo económicamente. Recibió sus últimos bombardeos en 1941 y tuvo tiempo para ponerse de pie. Debido al éxito de este acontecimiento, la FIBA, a través de su presidente William Jones propuso organizar el Primer Campeonato Mundial de Básquet en 1950. La FIFA lo imitó y también proyectó su primer Mundial para el mismo año, a desarrollarse en Uruguay, campeón olímpico de fútbol.
Cuando Argentina fue elegida sede del torneo no sorprendió a muchos debido al contexto descripto antes. Europa no estaba en condiciones de albergar ningún acontecimiento que demande dinero, infraestructura y ciertas comodidades. Además, Argentina fue uno de los países fundadores de FIBA y tenía un equipo competitivo. Por otra parte, Perón, presidente en esos años, se encargó de demostrar que el país estaba preparado para ser anfitrión.
Después que Argentina fuera aceptada como organizador se decidió qué países participarían en el torneo. Aparte del local compitieron EEUU, Francia, Brasil (los 3 mejores de los JJOO de Londres), Egipto (Campeón Europeo. Si leyeron bien. Europeo), Italia, España (a través de un torneo clasificatorio realizado en Niza), Uruguay, Chile (los dos mejores del Sudamericano 1949) y Ecuador, como invitado. Italia abandonó el torneo por motivos económicos y fue reemplazada por Yugoslavia. También renunció Uruguay debido a que les fue negado el visado a algunos reporteros de ese país. De esta manera, Perú ocupó la plaza.
El equipo argentino tenía cierto rodaje internacional y se había codeado con las potencias de entonces dos años antes, obteniendo resultados interesantes. Finalizó 15° entre 23 participantes en los Olímpicos y obtuvo un cuarto puesto dignísimo en el Sudamericano del año anterior.
El Mundial de básquet revolucionó los cimientos del incipiente armado del básquet nacional, y el entrenador argentino, Jorge Canavesi, preseleccionó a 60 jugadores de todo el país a lo largo de un año. Tres meses antes del certamen Canavesi concentró en el estadio de River Plate a los 14 jugadores elegidos, acompañados por dos médicos, un laboratorista, un ortopedista, un odontólogo y cuatro kinesiólogos.

 

 

buendiario-mundial-basquet-argentina-1950

 

 

El debut llegó el 21 de octubre con una victoria ante Francia por 56 a 40 en el partido inaugural del torneo, desarrollado íntegramente en el legendario Luna Park. Luego Argentina venció a Brasil, bronce olímpico y clásico rival de la región, ajustadamente, 40 a 35. Terminó su participación en la primera ronda con otro triunfo, esta vez ante Chile, 62 a 41. El formato del torneo era muy raro. Los ganadores de los primeros encuentros clasificaban a otra fase donde se enfrentaban a otro ganador, hasta llegar a una ronda final de 6 equipos. En síntesis, para ser campeón solo era posible perder un partido. Perder dos significaba pelear por un lugar decoroso.
Argentina siguió ganando.
Después de la primera ronda, Argentina le ganó nuevamente a Francia 66-41, luego despachó a Egipto con una paliza, 68-33. Así llegó al encuentro decisivo ante EEUU.
Los norteamericanos, supuestos inventores de este deporte, llegaban como campeones olímpicos y con enormes resultados. Similar a lo que sucede hoy. Llegó a la competición representado con el equipo entero de Denver Chevrolets, subcampeón de la segunda categoría de ese país, reforzado con dos jugadores del campeón de la primera división. Sin duda constituía el mejor equipo amateur del mundo.
Argentina derrotó a los estadounidenses claramente en un partido perfecto. Fue 64-50 ante 21.500 personas que explotaron el Luna, el 3 de Noviembre de 1950.
Más allá del título obtenido, lo que quedará en la memoria colectiva fue la enorme celebración espontánea que produjo la victoria. Miles de argentinos salieron a las calles y rodearon con antorchas las inmediaciones del Luna Park coronando la victoria del equipo nacional con el mejor de los laureles: el júbilo popular. Fue una noche grandiosa y memorable.
Luego del Mundial, Argentina reafirmó sus pergaminos en los Panamericanos de 1951 obteniendo la medalla de plata, atrás de EEUU. En los Olímpicos de Helsinki, un año después, obtuvo el cuarto puesto. En 1953 fue campeón de las Olimpiadas Universitarias en Alemania y en 1955 fue segundo en el Panamericano de México.
Lo peor llegaría en 1956.
En el contexto de la llamada Revolución Libertadora, la primer Generación Dorada fue arrasada. La Confederación Argentina acusó al equipo de profesionalismo (y de ciertas simpatías con el peronismo) en un deporte amateur. En consecuencia, los campeones del mundo fueron suspendidos de por vida. Su única falta fue haber recibido de manos de Perón, como único premio, una autorización para importar un automóvil que les significaba un beneficio económico, pues el precio que abonaban era inferior al precio de mercado en el país. Ridículo por donde se lo mire.
La figura del equipo y estrella mundial del deporte, Oscar Furlong, encontró otras alternativas para hacer frente a su suspensión. Con pasado como tenista, volvió a practicar tenis y fue capitán del equipo de Copa Davis entre 1966 y 1977. Fue el primero en llegar a semifinales de la competición. Sus dirigidos, dos chicos que se llamaban Guillermo Vilas y Jose Luis Clerc, perdieron ante Australia.
Esta injusta sanción fue levantada once años después, aunque ya habían arruinado sus carreras. Sin embargo, este plantel y sus creadores constituyeron entidades deportivas que fueron, con el tiempo, la casa de entrenamiento y preparación de todos los atletas argentinos. El Comité Olímpico Argentino, por ejemplo, se creó con gestiones de Jorge Canavesi.
Celebramos a nuestro primer equipo campeón mundial, al que arteramente se intentó sepultar en el olvido.
¡Salud!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas