Feliz no cumpleaños

La Hora del Cuento

Este correo lo recibí reenviado a través de un amigo, sin que me diga quién se lo había mandado a él, que sólo me lo dirá si acepto el pedido. Si fueras yo ¿qué harías?

Por Yago Fiamingo

 

Buendiario-560-ninos-en-biblio

 

“El otro día le contaba a mi padre que recuerdo La Hora del Cuento: una actividad que tenía cuando era niña. Iba a la biblioteca y nos leían un cuento, luego podíamos elegir otro, empezar a leerlo en ese mismo lugar o llevarlo a casa… y en el próximo encuentro intercambiarlos con otros niños.

Yo le dije un poco desilusionada (a mi padre) que hoy en día eso no existe más y que me parece malísimo y que quisiera poder hacer algo al respecto, pero los niños actualmente consumen Internet, televisión y Play Station… lo cual me indigna porque para mí no hay futuro en lo que yo creo que está el futuro: los libros.

Los libros no sólo te enseñan a ser paciente, sino que también te devuelven la sensibilidad y colaboran ampliamente con la imaginación, lo que de grandes es la famosa CREATIVIDAD.

Luego de prestarme atención, mi papá me respondió: -“¿Por qué no lo hacés en casa? ¿Por qué no les leés cuentos a los chicos?”-.

Primero sonreí, luego empecé a fantasear. Y luego en el quilombo de la vida me olvidé… hasta que leí la columna de la Trilogía Perfecta que escribiste hace poco y me acordé de todo esto. Me acordé cómo me gusta leer cuentos, me acordé de un novio que tuve hace años, me acordé de mis dibujos y de las librerías. ¡Cómo me gustan las librerías! Simplemente de la sensación de placer que me agarra cuando entro…y cuánto camino y toco todo y veo los colores y las letras. Tal vez te parezca una pavada, no sé… quería compartírtelo.

Y ahora te hago un pedido, que podés tomarlo como una exigencia: “Creo que si una de tus pasiones son los libros o la lectura tenés que ir arrimándote al rubro y dejando de lado otros lugares fáciles. Pensalo. Me gustaría ayudarte, se me ocurre que podemos hacer un Ciclo de la Hora del Cuento en vacaciones de invierno. Aguardo tu respuesta. Cariños”.

Ahora que terminaste de leer  la carta. ¿Vos que harías?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas