Buen Samaritano

El Robin Hood de los parquímetros

En diciembre de 2012, James Cleaveland eligió una resolución de año nuevo poco común: hacer todo lo posible para evitar que la policía de la ciudad estadounidense de Keene, en Nueva Hampshire, emitiera multas de estacionamiento.

buendiario-robin hood-parquimetros-james-cleaveland 2

Cleaveland, el Robin Hood de Keene, trabajando junto a los parquímetros

 

Luego del primero de Enero de 2013, Cleaveland y un grupo de amigos salieron a las calles con los bolsillos llenos de monedas. Así se adelantaron a la policía local y llenaron los parquímetros antes de que éstos expiraran, evitando que los autos cayeran en infracción. El muchacho y sus amigos se autodenominaron los “Robin Hood” de su ciudad, y en poco más de cuatro meses afirman haberles hecho ahorrar a los conductores distraídos más de dos mil multas.

Pero ésta no es la primera vez que el grupo altera la calma de este pueblo: ya antes habían fumado marihuana en público en la plaza central para protestar contra las leyes antidrogas, entre otras acciones públicas que forman parte del proyecto llamado Free Keene, que suscribe el principio liberal de que el gobierno debe ser lo menos visible posible. El gobierno de la ciudad de Keene, sin embargo, no comparte la opinión de Cleaveland: El mes pasado presentó una demanda en un tribunal estatal para que se emita una orden de restricción que lo mantenga a más de 15 metros de distancia de los parquímetros.

“Es mi filosofía”, expresó Cleaveland, de 26 años. “No me gustan las multas por estacionamiento porque no creo que deba ser un delito. En general recibimos muchas gracias del público, salvar a una persona de una multa es algo muy agradable”. Además, se defiende de las acusaciones del gobierno alegando que conoce a cada policía de tránsito por su nombre. “Ellos siempre usan la excusa de que ‘Sólo estoy haciendo mi trabajo’. Yo siempre digo les digo que estoy haciendo el mío”.

El movimiento Free Keene es parte del Proyecto Estado Libre, un grupo de New Hampshire, un estado ya conocido por su concepto limitado del gobierno, que no tiene impuesto de ventas o ingresos. Los activistas dejan una tarjeta en el parabrisas de cada vehículo “salvado” que dice: “Tu medidor expiró, pero te salvamos de la tarifa del rey – Robin Hood”.

Ian Freeman, bloggero de Free Keene, sostiene que no están robando nada: “Robin Hood tomaba dinero del rey y lo devolvía al pueblo. Esencialmente estamos haciendo eso, sacando dinero que el gobierno hubiera sacado al pueblo y dejando que el pueblo lo conserve”.

Del pueblo y para el pueblo, la causa de los muchachos sigue, aún si al gobierno regional expresa su descontento.

Visto en Reuters UK

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas