Deporte

Juventus vs Real Madrid, la gran final de la Champions League

El mejor broche para la temporada de fútbol 2016-17 es, como siempre, la gran final de la Champions League, el trofeo futbolístico por excelencia, cuyo prestigio se propagan en todo el mundo, desde Europa hasta Asia.

 

El evento terminal de esta competición tendrá lugar en el nuevo Millennium Stadium de Cardiff, el sábado 3 de junio y tendrá como contendientes a la Juventus de Turín y al Real Madrid. Ambos equipos han llegado a la final tras apear a rivales importantes, empezando desde los grupos de clasificación, y se jugarán título y gloria en una sola noche. El hecho de que se juegue en un estadio del Reino Unido es, estadísticamente, sinónimo de muchos goles, ya que según el historial de las finales de Champions League jugadas en los territorios de Gran Bretaña se marca nada menos que 3 goles por partido, cifra inferior solamente a la de los estadios franceses, donde el promedio goleador es de 3,20.

Entre los dos equipos, el Real Madrid es sin duda el más experto en meter goles, sobre todo en Europa, ya que puede contar con una delantera fenomenal y unos suplentes de nivel. La Juventus, en cambio, es más hábil en defenderse, como demuestra el hecho de que ha encajado solamente 3 goles en todo lo que va de Champions de este año. De hecho esta final tiene pinta de ser un verdadero enfrentamiento entre la gran capacidad ofensiva del Madrid y la extrema solidez defensiva de la Juve. Si los blancos pueden contar con Cristiano Ronaldo, Benzema e Isco como principales peligros ofensivos, además de Marcelo, un lateral que ataca como nadie, los italianos hacen hincapié en la zaga compuesta por Bonucci y Chiellini y sobre todo en el liderazgo y en la solvencia del capitán, el portero Buffon. Todo hace pensar en que la consigna de los hombres entrenados por Massimiliano Allegri será, en primer lugar, de no encajar goles, para ir a la contra, mientras que los de Zidane irán al ataque, su arma principal.

Sin embargo, este año Allegri ha demostrado saber dar un pase al frente y poder plasmar un once más ofensivo, sobre todo gracias al sacrificio de Mandzukic en la banda izquierda del ataque y a la contundencia y a la rapidez de Cuadrado y Alves en la banda derecha. Probablemente el esquema con el que se medirá la Juve al Real será el 4-2-3-1 que tiene a hacer mover Dybala entre líneas para lanzar a Higuaín, el delantero centro que destaca entre los varios ex del partido, junto con Khedira, Morata y también Zidane, que como jugador militó durante varias temporadas en el equipo turinés.

El técnico galo, por su parte, podría dar confianza a Isco y desplegar un 4-3-1-2, con Ronaldo y Benzema en punta enchufados por el andaluz, que está atravesando su mejor temporada hasta el momento. De esta manera queda claro que resultará clave hacerse con el dominio del centro del campo para controlar el partido, aunque en una final una jugada individual puede ser decisiva y para esa sirven los campeones.

Las dos caras de los dos equipos que se disputarán el título son Dybala y Ronaldo, los más desequilibrantes de cada cuadro cuando se trata de atacar. Sin embargo, no hay que olvidar el papel de los dos capitanes: Buffon es una leyenda viviente de la Juve y Sergio Ramos el estandarte del Madrid. Y este último ya sabe cómo se marca en una final de Champions…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas