Buen Samaritano

Juez texano busca hospedaje para 2000 niños inmigrantes

Puede que la imagen más comun sea la de las fronteras norteamericanas cerradas, pero el juez Clay Jenkins decidió abrir su corazón, y mueve cielo y tierra para que niños que han cruzado a su país encuentren un techo bajo el cual dormir.

 

Buendiario-clay-jenkins-juez-dallas-ninos-inmigrantes-2

Jenkins tiene su cuota de apoyo por la decisión.

 

Jenkins, cabe destacar, es el funcionario electo más importante del condado de Dallas. Y eso le da una autoridad especial al plan que postuló a viva voz en uno de los estados más reaccionarios de los Estados Unidos. Se propone albergar a unos 2000 niños que ingresaron por las fronteras que separan a Estados Unidos de México sin autorización y sin acompañantes adultos.

Noticia relacionada: México abre sus puertas a la inmigración de todo el mundo

El juez del condado de Dallas, de 50 años, se enfrentó tanto a enardecidas críticas como a auspiciosos respaldos al concluir el martes una reunión de los comisionados del condado. Una mujer, Susan Mardozza de Carrollton, lo acusó de hacer al condado “cómplice de este crimen encabezado por el gobierno en contra de los Estados Unidos”.

 

Buendiario-clay-jenkins-juez-dallas-ninos-inmigrantes-3

Los niños inmigrantes ya tienen quien los ayude.

 

Por su parte, Eric Williams, nominado demócrata al 30mo distrito del Congreso, criticó a Jenkins por elegir tres albergues en áreas habitadas por personas de bajos ingresos; lo que evitó mencionar es que esos sitios son dos escuelas y un albergue, donde los niños pueden cobijarse hasta que se resuelva su situación legal. Mientras tanto, otros criticaron al juez por actuar sin consultar al público ni a sus colegas comisionados. Uno de éstos, Mike Cantrell, dijo que solicitaría que el tema sea añadido a una agenda de temas a tratar por la comisión a principios de agosto.

Noticia relacionada: Diego Luna defendió a los inmigrantes en la Casa Blanca

Jenkins, por su parte, alegó que tenía que actuar con rapidez debido a la magnitud de la crisis humanitaria. Esta decisión puede ocasionarle un alto costo político, ya que en Noviembre se presenta a la reelección de su cargo, pero eso da más valor al coraje y humanismo de este juez, que se juega su pellejo político en pos de la vida de niños inocentes que no tienen la culpa de la vida que les toca. “Estos niños necesitan nuestra ayuda. Si pierdo una elección por esto, que así sea. No tenemos que resolver el problema fronterizo para poder mostrar compasión hacia estos niños que están solos e indefensos”, concluyó Jenkins, un esperanzador bicho raro en el sistema legal texano.

Visto en Reuters

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas