Deporte

Juegan al cricket en el aire y hasta bajo el agua

Las lluvias torrenciales destruyeron a uno de los campos de cricket más pintorescos de toda Inglaterra, pero sus socios eligieron no lamentase y se pusieron manos a la obra. Así, crearon un calendario donde se los ve jugando al deporte que aman en lugares improbables: sobre trenes, sobre montañas y hasta abajo del agua.

 

 

La catástrofe natural parecía haber decretado el fin del Threlkeld Cricket Club, en la región de Cumbria, Gran Bretaña. El futuro del club era negro, y lo mismo para quienes lo frecuentaban. Pero esos apasionados deportistas eligieron la acción por sobre las lágrimas: se propusieron recaudar dinero para salvar al club de sus amores. ¿La manera? A través de un calendario compuesto de deslumbrantes fotografías, donde se puede ver a los muchachos jugando al cricket en locaciones extremas e improbables a lo largo del Distrito de los Lagos.

Entre los sitios de juego se encuentran la montaña de Blencathra, Shepherd’s Crag, una isla cerca de Derwentwater y hasta bajo las aguas oscuras del Río Derwent, sin olvidarse de la imagen de un partido en la cima del monte Latrigg. Los hermosos paisajes naturales resultan perfectos compañeros para la destreza de estos simpáticos británicos.

La idea surgió a partir de que las lluvias torrenciales bloquearon una alcantarilla, lo cual generó que el agua rebalse y que toneladas de basura y grava fueran a parar a la cancha, una de las más míticas y hermosas de todo el Reino Unido. Había que recuperar el terreno de sus sueños, y eso hicieron, luego de una ronda de cervezas en el pub local, una semana después de la inundación.

Noticia relacionada: Posa en calendario hot para víctimas de tornado

“No quisimos hacer un calendario nudista porque eso ya se hizo a morir”, expresó Michael Webster, tesorero del club. “La mayoría de nosotros no cuenta con lo que llamaríamos un físico privilegiado”.

Así brotó la idea de hacer algo único, original. “Ya habíamos jugado una vez al cricket sobre una montaña y en medio de la nieve, y así se nos ocurrió continuar esa línea, en los lugares más extremos que se nos ocurrieran de nuestra localidad”, continuó Webster.

Las fotos estuvieron a cargo del fotógrafo local Stuart Holmes, quien se comprometió a trabajar en todos los climas y condiciones, sin cobrar. El calendario llevó diez meses, y va camino a juntar las 60.000 libras necesarias para reabrir el campo de juego. “Fue una gran aventura”, resumió el fotógrafo, a esta altura uno más del clan.

Visto en Daily Mail

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas