Mundo

Jóvenes ingleses crean cooperativas contra bajos sueldos

En cinco años se quintuplicó el número de cooperativas laborales como alternativa a la competencia despiadada y a los pocos puestos de trabajo mal remunerados. La juventud británica entendió que juntos es más fácil.

 

Buendiario-cooperativas-jovenes-reino-unido-2

La unión hace a la fuerza

 

Al ingresar al mundo laboral, la gente joven se topa con todo tipo de complicaciones: bajos salarios, poca seguridad de que podrán conservar el puesto obtenido debido a la competitividad de los mercados laborales, y eso sin olvidar el alto precio del alquiler y de las propiedades. El Reino Unido no es, en este sentido, diferente al resto del Primer Mundo y gran parte del llamado Tercer Mundo. Y, cansados de lidiar con un mundo laboral adverso, decidieron hacer algo al respecto.

Antes que apelar a las inestables garantías de los sindicatos, los jóvenes se lanzaron a rejuvenecer al sistema de cooperativas. Así, entre 2009 y 2014 se lanzaron 1331 agrupaciones de trabajo colectivo, mientras que en el último período el número creció a 6323 en todo el territorio. Un ejemplo de este movimiento es AltGen, una organización que fomenta la inserción laboral no competitiva, que en vez de beneficiar a las empresas beneficia a los trabajadores. Lo que se busca es que se trabaje en condiciones menos precarias y mejor remuneradas; y, por otra parte, lo que se combate es la noción de pasantías no pagas, que suelen usarse con excusas académicas para tener a jóvenes trabajando sin percibir dinero.

El pilar de la cooperativa es la solidaridad y el trabajo en conjunto. Así, el único motivo de progreso no es el deseo de ganancia, sino de bienestar colectivo. Students for Cooperation es otro ejemplo de cooperativa que garantiza a sus afiliados el derecho a vivienda digna (su complejo más saliente está en Birmingham) y a la alimentación, como se puede ver en su sucursal en Glasgow. En Noviembre, su sucursal de Bristol lanzó un periódico online llamado el Bristol Cable, realizado por los trabajadores de la rama y en funcionamiento diario.

La fuerza de la cooperativa es que envía mejor el mensaje que un vocero individual: es necesario poner un freno al mercado laboral que desestima las condiciones de vida y los derechos del trabajador. Por otra parte, en una época donde los títulos universitarios pierden el valor de seguridad de antaño, hay que retransformar la fuerza productiva. Lo que entendemos por un trabajo habitual de clase media ya no es lo mismo que hace una década e incluso el mundo académico, que solía ofrecer certezas de continuidad y seguridad tanto en términos de prestigio social como de ingresos ha dejado de ser tan estable. Por eso la importancia de cambiar el paradigma.

 

Buendiario-cooperativas-jovenes-reino-unido-3

La revista Strike!, un ejemplo de cooperativa exitosa

 

El motivo por el cual caen los salarios es que hace décadas que crece la desigualdad de oportunidades. La gente que dirige el sistema se paga más a sí misma, y lo logra pagando menos a los que trabajan para ellos. Los jóvenes que recién empiezan tienen todas las de perder. Esto se ve mucho en trabajos creativos, donde ciertas condiciones informales se han generalizado como norma. Ante este avance, algunas cooperativas se han hecho públicas, anunciando que existe otra manera. La revista Strike!, por ejemplo, fue noticia en todo el Reino Unido al colocar publicidades con slogans políticos en las líneas de subterráneo. Se trata de una cooperativa, que cuenta con ingresos de todo el mundo gracias al “apoyo comunal global”, que la misma revista hace rendir para generar más ingresos para toda su estructura horizontal.

Esto va más allá del mero idealismo juvenil. Las cooperativas tienen una larga historia de supervivencia en tiempos de crisis, del mismo modo que muchas start-ups que empezaron como cooperativas y que fueron más exitosas incluso que empresas convencionales. Y el impulso que tuvieron recientemente en el Reino Unido dio lugar a la creación del Young Co-operators Prize, con incentivos de 2000 libras por vez para diferentes cooperativas para que se desarrollen y expandan. Las soluciones no llegan a corto plazo, pero son el comienzo del cambio, y eso es lo que importa.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas