Acción / Reacción

Joven descubre biocombustible a base de algas

La ganadora del concurso Intel Science Talent Search, donde la impresa informática busca nuevos talentos jóvenes, es Sara Volz, de 17 años, quien construyó un pequeño laboratorio capaz de generar combustible biológico debajo de su cama. Para ello utilizó algas, explorando su potencial de convertirse en una fuente de petróleo viable, barato y no contaminante.

 

Sara-Volz biocombustible de algas

Sara Volz, la creadora del combustible de algas

La competencia, si bien apunta a ayudar al desarrollo de jóvenes talentos de la ciencia y las matemáticas, es bastante exigente, y la ganadora se llevó como premio la suma para nada desdeñable de cien mil dólares.

La adolescente, oriunda de Colorado Springs, se dedicó a investigar la selección artificial, por su potencial para incrementar la producción de aceite de algas. Ella se concentró en hacer crecer poblaciones de células de algas con alto contenido de aceite, las cuales son esenciales para poder generar un biocombustible económicamente accesible y útil.

En el laboratorio que montó en su habitación, Volz cultivó algas en un medio que contiene el herbicida conocido como sethoxydim, el cual elimina a las células de las algas que contienen bajos niveles de acetyl-CoA carboxylase (ACCase), una enzima crucial para la síntesis de lípidos. El análisis que la joven Sara obtuvo de las células de algas artificialmente seleccionadas reveló aumentos significativos en la acumulación de lípidos; si estas células pueden ser conservadas, el proceso puede ser usado para incrementar la producción de aceite en las algas, lo cual las volvería una opción muy realista y viable para la producción de combustible ecológico y renovable.

Visto en Mashable

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas