Sociedad

Policía se disculpa con activista 52 años después

John Lewis, representante ante el Congreso norteamericano por el estado de Georgia, lloró hasta las lágrimas el sábado al escuchar las disculpas un jefe de policía de Montgomery, Alabama. El motivo no es menor: en ese pueblo, 52 años antes, Lewis, activista, y un grupo de militantes negros fue golpeado por una multitud de blancos, avalados por la policía local.

 

John Lewis activista y Kevin Murphy, policía de Montgomery

Lewis, el activista, emocionado junto al policía Murphy

Los tiempos cambian, y por suerte también cambian las sociedades y las costumbres. John Lewis, demócrata y actual representante del 5to distrito congresional del estado de Georgia, regresó a Montgomery, Alabama, para conmemorar un hecho triste del que fue parte: la golpiza feroz de un grupo de activistas negros por parte de una multitud de blancos.

John Lewis es hoy en día un importante líder activista de los derechos civiles, y su visita a Alabama tenía en principio otros motivos: ser parte de una marcha simbólica a través del puente Edmund Pettus, cerca del pueblo de  Selma, donde la policía atacó a un grupo de seiscientos activistas en 1965. Lewis, que fue una de las 21 personas de color que fueron agredidas por más de 300 blancos furiosos al bajar de un micro de línea Greyhound en 1961, se encontró, sin embargo, con una gran sorpresa.

Un jefe de policía actual de Montgomery se acercó a Lewis y reconoció que su departamento falló imperdonablemente en la protección de los derechos civiles de ese grupo de manifestantes, 52 años antes. Lewis se conmovió hasta las lágrimas: el recuerdo de esa turba de blancos con bates de beisbol y otros objetos contundentes y de la mirada pasiva de la policía debe haberlo afectado, pero presumiblemente más aún el hecho de que hoy en día un policía blanco sienta la necesidad de disculparse y enmendar el daño de generaciones pasadas.Si bien Robert Kennedy, fiscal de la nación en ese momento y hermano del John Fitzgerald, había dado órdenes de que protejan a esos Jinetes de la Libertad (Freedom Riders, como se hacían llamar), la policía se hizo a un lado y dejó que la multitud furiosa hiciera a su gusto.

Kevin Murphy, el jefe de policía, se disculpó formalmente ante el líder activista por el incidente pasado y le presentó su placa.

“Significa muchísimo”, dijo Lewis luego. “Me quebré. Traté de no llorar pero no pude.”

A su vez, Murphy también quiso declarar al respecto: “Creo que lo que hice hoy debería haberse hecho hace mucho tiempo. Tenía que hacerse. Es necesario que se hable de esto porque es la verdad, y tenemos que vivir con la verdad.”

 

Visto en Rawstory

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas