Mundo

Japón levanta prohibición de bailar en espacios públicos

Quizás no lo sabían, pero estaba prohibido bailar de noche en tierras niponas. Ahora, en una política flexibilizadora, chicos y chicas podrán mover esas caderas de forma legal.

 

Buendiario-japon-baile-ley-1948-2

 

Quizás sean las olimpíadas de 2020 que se vienen, quizás sea una apertura mental. Lo cierto es que Japón elige relajarse un poco. Hace décadas que hay redadas nocturnas policiales a causa de bailes y danzas en discotecas y fiestas de toda la nación. Es ilegal bailar en espacios públicos de Japón, por surreal que suene. Solo quienes tienen una licencia especial permiten bailar hasta la medianoche.

¿A qué se debe la ley? A una campaña de moral pública relativa a negocios que invitan al vicio, que data de 1948. La idea era prohibir y detener la prostitución, a la cual se consideró ligada al baile nocturno. Lo más curioso es que la ley fue confirmada en sucesivas veces, en especial luego de peleas y hospitalizados en Osaka, en 2010. Escándalos de drogas de famosos y una cierta preocupación por la violencia juvenil instaron a mantener la regla. La noche de Tokio vio redadas por doquier y muchos clubes nocturnos fueron cerrados.

Pero ahora, finalmente, se quitarán todos los carteles de “No dancing”. Las manifestaciones populares llegaron al parlamento y el gobierno decidió tomar partido. La desrregulación llegó de la mano del Primer Ministro Shinzo Abe, que lo piensa además como una forma de estimular a la economía. “Esta ley es innecesaria”, opinó el secretario general del comité Tsukasa Akimoto, miembro del Partido Democrático nipón. “¿Por qué es ilegal bailar?”, espetó. “Japón no es un país aburrido y no queremos que los turistas piensen eso”, opinó Takahiro Saito, un abogado que encabeza la propuesta de abolir la ley, un grupo titulado “Let’s Dance”.

Ya son más de 150.000 las personas que firmaron pidiendo el fin de la ley. Se buscará separar a las tareas del orden que se aplican a buscapleitos, dealers, gansters y prostitutas de los simples danzantes, que quieren divertirse. “Está bien que la policía regule temas como ruidos molestos o molestias al barrio, pero no que impida que la gente baile”, dijo Saito. “Queremos cambiar la imagen que ciertos parlamentarios tienen de las discos, que creen que son lugares donde los jóvenes van a buscar problemas”.

Visto en The Telegraph

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas