Animales

Japón: baja venta de productos de la crueldad animal

FamilyMart, una cadena de diez mil locales en todo el país nipón, dejó de vender un popular fois gras luego de que cientos de clientes se quejaran del trato recibido por los animales en su preparación.

 

Buendiario-family-mart-japon-derechos-animales-1

Family Mart, donde triunfó la causa activista

 

La megatienda planeaba lanzar incluso un nuevo producto premium, una bento box – tradicional formato alimenticio japonés – centrado en la delicadeza francesa, mezclada con carne japonesa (denominada “wagyu”). Las posibilidades de maximizar sus ganacias eran evidentes, pero todo se detuvo gracias a la presión popular. Al menos 22 quejas oficiales se dieron a conocer, y la suma de voces unidas logró que la empresa no lanzara su producto y discontinuara otros sujetos a denuncias de violencia contra animales, sea en su cría o en el modo en que se los mata para producir los productos.

Noticia relacionada: H&M deja de producir sweaters hechos con conejos

“Entendemos que el fois gras es una comida muy consumida en Japón, pero decidimos tomar en cuenta las opiniones de los clientes, considerar que su proceso de producción en sí es un tema delicado”, reconoció un vocero de FamilyMart. “No tenemos la intención de incomodar a nadie”, agregó.

 

Buendiario-japon-derechos-animales-fois-gras-cadena-activistas-1

Activistas japoneses reclaman por los derechos de los delfines

 

Fue la tarea de defensores de los derechos animales y su tesuda campaña lo que llevó a que la cadena detuviera su nuevo producto. El argumento es que se obliga a los pájaros a comer para engordar su hígado, proceso que es sumamente doloroso para las criaturas. La producción de fois gras ya era ilegal en el estado de California, en Estados Unidos, decisión que fue cuestionada en Francia, el mayor productor del mundo. Claro, hasta que apareció el Partido Verde en Francia, pidiendo que la prohibición de alimentos que involucran violencia contra animales sea aplicada en toda la Unión Europea.

Noticia relacionada: India prohibe espectáculos con delfines

Lo novedoso de Japón es que hasta ahora el país era reacio a ceder ante los reclamos ambientales en materia de alimentos. Ni la caza de ballenas causó revuelo en el país nipón, pero ahora, afortunadamente, una nueva conciencia comienza a causar efectos. Eso, sumado a la crítica internacional a la caza indiscriminada de delfines en Taiji, al oeste de Japón, puede ser el comienzo de un cambio de conciencia, más acorde a estos tiempos de cuidado ecológico mundial.

Visto en AFP

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas