Mundo

Israel, Irán y Palestina se unen en proyecto científico

El Proyecto Sésamo, en el que científicos de Israel, Irán y Palestina construyen juntos el primer sincrotrón de Oriente Próximo, la ciencia adelanta a la política.

 

buendiario-Israel-Iran-Palestina-unen-proyecto-cientifico

 

Eiliezer Rabinovici, profesor de Física de Altas Energías de la Universidad Hebrea, en Jerusalén, afirma: “Nos hemos propuesto algo que es como un cuento de las Mil y una noches“. Rabinovici habla de Sésamo, uno de los experimentos físicos más audaces del planeta. “Construimos una especie de universo paralelo. Incluso a pesar de que nuestros países están parcialmente enfrentados, nosotros, los investigadores, queremos construir el primer acelerador de partículas de Oriente Próximo” .

Noticia relacionada: Acuerdo de Israel y Palestina para salvar el Mar Muerto

Sésamo es un sincrotrón, una especie de gigantesco aparato de Rayos X aunque muchísimo más potente que las máquinas utilizadas en la medicina. Hay más de cuarenta sincrotrones funcionando en el mundo. Rabinovici es vicepresidente del Proyecto Sésamo. El organismo de investigación independiente que construye el acelerador y habrá de gestionarlo actúa bajo el paraguas de la Unesco. El dinero y los investigadores proceden sobre todo de los países miembros oficiales. Junto a Israel están presentes, entre otros, Turquía, Chipre, Pakistán, Egipto… e Irán.

Suena increíble, pero es cierto: físicos de Israel e Irán construyen en colaboración un acelerador de partículas. También el arranque del experimento casi parece un cuento: érase una vez, en el año 1995, cuando investigadores de Israel y Palestina se reunieron en una tienda de beduinos en Egipto y comenzaron a planear un sincrotrón en Oriente Próximo. Pocas semanas antes, el primer ministro israelí, Isaac Rabin, había sido asesinado. “Empezamos a conmemorarle juntos con un minuto de silencio” , relata Rabinovici. “Aún me resuena en los oídos” .

Nombres muy importantes apoyan Sésamo, entre ellos el de sir Christopher Llewellyn Smith, físico y ex director general del CERN de Ginebra, espejo en el que se miran los investigadores de Oriente Próximo. “En cualquier caso, el CERN fue fundado después de la guerra, lo que facilitó las cosas” , afirma Rabinovici.

Noticia relacionada: Acuerdo histórico: Israel suministrará gas a Palestina

Los físicos sin fronteras trabajan febrilmente para hacer operativo el sincrotrón el año que viene, pero el sprint final es una carrera de obstáculos. Más de cincuenta delegados hablan en el hotel sobre gigaelectrovoltios y millones que no llegan. Se han invertido en la instalación más de 36 millones de euros, y harían falta casi otros seis. El funcionamiento del centro tendrá un coste inferior a los 4,5 millones.

Sésamo recuerda un poco a la West-East Divan Orchestra de Daniel Barenboim, compuesta por músicos palestinos e israelíes. “Barenboim, en comparación, lo tiene fácil” , asegura Rabinovici. “Él une dos culturas; nosotros, una docena” .

 

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas