Acción / Reacción

Inventora de 91 años revoluciona Silicon Valley

Barbara Beskind, diseñadora industrial y consultora de una empresa de diseño, se especializa en revolucionar y reinventar el mundo de la tercera edad. ¡Y sigue activa, camino a los cien!

 

Buendiario-barbara-beskind-silicon-valley-1

 

Siempre se habla de la importancia de la sabiduría de los mayores, pero eso no siempre se aprovecha. Barbara Beskind es un claro ejemplo de las posibilidades mentales que puede ofrecer una excelente diseñadora industrial… de 91 años. IDEO, una firma de diseño de renombre mental, la llamó como consultora, y sus ideas revolucionaron el modo de trabajar de la empresa con sede en San Francisco.

La dama ayuda a los diseñadores a crear productos mejores y más funcionales para personas de la tercera edad. Se reúne semanalmente con jóvenes diseñadores, muchos de los cuales tienen hasta seis décadas menos que ella; la consultora envía un mail a todos avisando que Bárbara está en el edificio y todos vienen ansiosos por verla, de contagiarse de su vitalidad. Claro que hay otra particularidad: ella ha visto el desarrollo de la energía nuclear, el surgimiento a toda escala de los automóviles, el fin del tranvía, la invención de la TV. ¡Sabe mucho de cambios en el uso de las cosas!

 

Buendiario-barbara-beskind-silicon-valley-2

 

“Me retiré como cinco veces, pero es una vacuna que no me cura”, dice Bárbara, que como en su juventud no podía ser inventora porque no se aceptaban mujeres, se unió al ejército y se convirtió en terapeuta ocupacional. Décadas más tarde, a través de un pedido de empleo a través de una carta, sería contratada por IDEO. Y entre sus más brillantes inventos hay manijas para que los abuelos y abuelas puedan levantarse más rápido del sillón; una lente magnificada que facilita la lectura; bastones modificados que ayudan a caminar más rápido (y con más estilo); herramientas de movimiento que ayudan a la persona a pararse más erguida; casas prefabricadas para sumar a una persona mayor a una casa familiar sin tener que hacer obra.

 

Buendiario-barbara-beskind-silicon-valley-3

 

Y eso sin mencionar los nuevos baños químicos y adaptadores para obtener electricidad de casi cualquier parte de la casa, todo pensado para mejorarle la vida a la gente. Esta mujer de 91 años no se detiene nunca. “Hay que pensar fuera de lo obvio, ser más uno mismo. El mundo más importante que uno”, dice Bárbara, la más genia de las creadoras. Quizás su ejemplo para que otras empresas y consultoras contraten a gente mayor, cuya experiencia y saber son invaluables.

Visto en Today

Agradecemos a Agostina Rufolo por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas