¿Es o No es?

Inventan una pastilla para borrar los malos recuerdos

Científicos de EE.UU. lograron anular experiencias desagradables en ratones con un medicamento que se utiliza para tratar el cáncer. ¿Está bien eliminar artificialmente el pasado traumático o hay que lidiar naturalmente y con voluntad las malas experiencias?

 

Como en el cine, ahora tal vez se pueda en la realidad

Como en el cine, ahora tal vez se pueda en la realidad

 

Borrar selectivamente las experiencias más amargas y oscuras. Esta es la vieja aspiración de un puñado de centros de investigación que desde hace años buscan tratamientos contra la huella emocional que deja un acontecimiento traumático. Hoy, la única alternativa parece ser la psicoterapia, y los resultados nunca son definitivos.

La pregunta es: ¿Se puede manipular el cerebro para borrar los malos recuerdos y respetar el resto? ¿Se puede conseguir una amnesia a la carta? Un grupo de investigadores del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, han logrado que la memoria sea más maleable en determinadas condiciones con la ayuda de un fármaco, el inhibidor HDAC2. Por ahora solo ha sido testeado con ratones, pero los humanos son el próximo paso.

Noticia relacionada: Inventan en Holanda una computadora que “lee la mente”

Los autores llevaron a cabo el siguiente procedimiento: primero fabricaron malos recuerdos en la mente de los ratones, asociando ciertos movimientos a descargas eléctricas. A base de repetir la descarga muchas veces, el cerebro de los ratones grababa esta advertencia y nunca más volvía a pisar la zona peligrosa. Hasta que les daban el medicamento. Entonces, los ratoncitos olvidaron todo lo aprendido y volvían a pisar la zona.

Por el momento, el medicamento solo funciona cuando la experiencia desagradable es muy reciente, 24 horas antes. Borrar traumas de la infancia en adultos será un desafío difícil, aunque tal vez no imposible. Por lo tanto, y por el momento, solo existiría una ventana de oportunidad sobre la que actuar. Pero sigue siendo mejor que nada…

El fármaco que han probado los investigadores del Instituto de Memoria del MIT eleva la presencia de unas enzimas relacionadas con los genes de la memoria. Facilitan la formación de nuevos recuerdos y la posibilidad de sobreescribir sobre los antiguos. Está además probado en el uso para el tratamiento contra el cáncer y los autores del estudio creen que vale la pena probarlo en un ensayo clínico frente al síndrome de estrés postraumático, el nombre técnico que agrupa los problemas de angustia y ansiedad que genera el vivir una experiencia traumática.

Noticia relacionada: Los sueños de un niño, convertidos en arte

La memoria tiene cuatro fases: codificación (momento del aprendizaje), consolidación de lo aprendido, proceso de recuerdo y reconsolidación, cuando se evoca el recuerdo. Por ejemplo, un paisaje o un olor nos puede evocar un recuerdo determinado. Y en esta fase es en la que podría modificarse la memoria con nuevos medicamentos. ¿Habrá llegado el tiempo de dejar atrás para siempre los malos recuerdos?

Visto en ABC

Agradecemos a Lucas Ubaldini por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas