¿Es o No es?

Inventan tecnología para rastrear a personas por su olor

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid desarrollaron un método para identificar y hallar a individuos según el olor que emana su cuerpo. Para implantarlo, habría que invadir la privacidad de los inviduos, y eso plantea un dilema ético. ¿Es una buena noticia que se amplíen las herramientas de identificación o hay un límite a partir del cual la tecnología de control no debería invadir al cuerpo humano?

 

 

Tanto el pasaporte, el Documento Nacional de Identidad, las huellas dactilares y el iris son medidas biométricas convencionales que se utilizan para identificar a las personas en aeropuertos y otros puestos fronterizos. Ahora, una nueva tecnología “made in Spain” podría permitir identificar a un individuo por su olor corporal, gracias a las investigaciones del Grupo de Biometría, Bioseñales y Seguridad (GB2S) en el Centro de Domótica Integral de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Noticia relacionada: Nuevo sistema permite usar venas de la mano como contraseña personal

Tras analizar las muestras de trece personas, los científicos comprobaron que existen patrones constantes de olor en un individuo. A pesar de que la tasa de error es aún elevada (15%), Gonzalo Bailador del Pozo, coordinador del análisis, asegura que “un refinamiento en los sensores y en los algoritmos” puede perfeccionar al invento, que funciona gracias a dichos sensores, que dentro tienen “un tubo de aire caliente que extrae el olor de la mano. Gracias a que cuenta con un espectrómetro de masas [una máquina que permite analizar la composición química de diversos elementos], el análisis se basa en identificar la cantidad de cada compuesto y la relación que hay entre ellos”, explica del Pozo.

 

Buendiario-politecnica-madrid-tecnologia-reconocer-olor-personas-2

El escáner español, motivo de debate

 

Claro que hay otras variables para el olor del cuerpo: la alimentación, el metabolismo de la persona, su estado de ánimo e incluso algunas enfermedades. Todo ello fue tomando en cuenta por los españoles, que además prohibieron a las personas estudiadas usar cosméticos y los instaron a lavarse constantemente, para tomar la muestra más pura posible.

Noticia relacionada: Científicos y neurólogos japoneses desarrollan estudio para poder “leer” los sueños

La idea para el sistema de control es que las personas pasen por una cabina instalada en aeropuertos y otros puestos fronterizos en la que se integrarían los sensores. Aún falta que se alcance a mejorar el porcentaje de éxito del 85% (“prometedor”, según del Pozo) y que se certifique el sistema antes de su uso oficial, pero el mismo ya genera debates éticos. Se habla, incluso, de invasión a la privacidad. “En este tipo de proyectos, me atrevería a decir que el factor tecnológico no es el limitante”, opina Arturo Álvaro Cabadillo, uno de los integrantes de la empresa SEADM, que participó en la mejora del sensor. “Si se dedicasen los recursos necesarios, la tecnología necesaria para implantar un sistema de reconocimiento olfativo podría estar lista en el plazo de meses, pero un sistema de este tipo tarda en el mejor de los casos varios años en ser utilizado”, explicó el hombre, haciendo alusión a que primero deber contar con la aprobación pública antes de entar en uso.

¿Qué opinan? ¿Es una buena noticia que se amplíen las herramientas de identificación o hay un límite a partir del cual la tecnología de control no debería invadir al cuerpo humano?

Visto en El Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas