Acción / Reacción

¡Inventan “gorra pensante” que te hace más inteligente!

Es un viejo anhelo de la humanidad poder crear un artefacto que recargue nuestro cerebro para que podamos mejorar nuestra capacidad de aprendizaje. Ahora, científicos de la Universidad Vanderbilt encontraron una extraña vuelta al tema, mediante un sombrerito eléctrico que acelera el aprendizaje a partir de nuestros errores.

 

Buendiario-gorra-pensante-tecnologia-inteligencia-errores-2

La gorra, aplicada por uno de sus creadores

 

El aparato, aún en fase experimental, cuenta con un switch de encendido y apagado, como en las viejas películas de ciencia ficción. Pero aquí hay una explicación, y hasta un riesgo: el casco también puede volvernos más tontos. ¿Cómo?, se preguntarán. La respuesta está en la electricidad, y también en la capacidad humana de aprender de los errores.

Estudios previos demostraron que el cortejo medial-frontal es la parte del cerebro humano que se encarga de reconocer los errores, y que emite una carga de voltaje negativo cuando uno se da cuenta de que ha hecho algo incorrecto. Los psicólgos de Vanderbilt Robert Reinhart y Geoffrey Woodman teorizaron que entonces a partir de estas ondas cerebrales también debería ser posible lo opuesto, enfatizar las decisiones correctas.

Noticia relacionada: Logran captar cómo se forma la memoria en el cerebro

El resultado de sus experimentos fue esta “gorra pensante”, mediante la cual se colocan electrodos en la parte superior de la cabeza y en la mejilla del usuario. Luego de pasar una pequeña corriente por el cerebro de los voluntarios durante 20 minutos, estos llevaron a cabo una serie de tareas mientras el equipo estudiaba su comportamiento. Los que recibieron corriente en el electrodo superior y en el inferior mostraron una mayor actividad cerebral al reconocer los errores, pero no sólo eso: cometieron menos errores y aprendieron las tareas asignadas más rápido. Los sujetos a los que se aplicó el swtich en dirección opuesta mostraron resultados negativos: menos actividad cerebral, más errores, más lentitud de aprendizaje.

La cuestión entonces es que el casco inventado puedo incrementar o reducir la actividad cerebral, y por ende hacernos más o menos inteligentes o veloces. ¿Para qué querría alguien ser menos capaz en la resolución de tareas? No lo sabemos. Pero sin dudas que gran parte del mundo querrá explotar su capacidad de entender más velozmente y actuar en consecuencia. El efecto de una pequeña sesión de 20 minutos generó un efecto de mayor rendimiento mental de cinco horas. “Es una tasa de rendimiento mucho mejor que la observada en estudios farmacéuticos o incluso de terapias psicológicas”, indicó Woodman, entusiasmado con el hallazgo.

Noticia relacionada: Hallan el área del cerebro que controla las malas decisiones

El equipo no sólo cree que hay gran potencial en las posibilidades educativas del aparato, sino en tratamientos clínicos para condiciones mentales como la esquizofrenia, el trastorno de atención o el de hiperactividad (ADHD). Esperemos el invento progrese, y sea usado para buenos fines, por el bien y la salud de la gente.

Visto en Gizmodo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas