Buen Samaritano

Instalan duchas para gente sin techo en iglesias de Roma

Por iniciativa del Pontífice y para ayudar a las personas que duermen habitualmente bajo las 208 columnas del Vaticano y alrededores, por toda la capital romana se montaron baños gratuitos.

 

Buendiario-francisco-duchas-vaticano-sin-techo-2

Primero duchas e higiene, siguiente paso atención médica.

 

La palabra llegó al Papa Francisco: los indigentes que viven en las cercanías del Vaticano expresaron que tienen de comer pero no donde asearse y que les gustaría oler mejor. El Pontífice decidió no andarse con vueltas y decidió construirles duchas. No solo en la zona de las columnas que dan a la plaza de San Pedro, sino también en las parroquias cercanas y en otras de las 400 iglesias que hay en Roma, la urbe de la cual Jorge Bergoglio es obispo.

El 17 de este mes comenzarán a construir tres duchas dentro de los baños que usan los peregrinos en la zona de las columnas, anunció monseñor Konrad Krajewsky, que es el encargado de ocuparse de los sin techo ni trabajo que se refugian bajo las columnas, los atrios de los edificios y casas de la Santa Sede. Nadie los molesta porque saben que es el Papa mismo quien los protege. Bergoglio habla continuamente de los pobres e incita a los cristianos a ser generosos, solidarios y caritativos con ellos, para demostrar en concreto la misericordia cristiana. De ahí sus actos.

El polaco Krajewsky se ha tomado muy en serio su trabajo e incluso se dice que las caminatas que hace de noche por la zona del Vaticano para ver que necesitan los pobres que duermen a la intemperie, alguna vez fueron acompañadas por el propio Francisco, de riguroso incógnito. El 17 de diciembre es el cumpleaños número 78 años del Papa, quien celebró su anterior aniversario invitando a comer con él en la casa de Santa Marta a cuatro de los “sin hogar” que son de hecho sus vecinos.

Krajeski se dedica a escuchar los pedidos de ayuda y las sugerencias del mundo de los necesitados. Y el último pedido vino de parte de Franco, un casi anciano barbudo con la piel castigada por el sol, quien rechazó una invitación a comer en un restaurante por oler mal. “Lo que no encontramos son lugares para lavarnos”, detalló. Así se enteró Krajewski que los comedores de Caritas y otras instituciones benéficas tienen los baños “siempre llenos” y las duchas son muy pocas. Le planteó el tema a Francisco y de la conversación emergió un plan: construir baños y duchas especiales para los sin techo en las parroquias romanas, financiados con los fondos destinados a la caridad pontificia.

Habrá voluntarios que distribuyan toallas y jabones y fueron convocadas dos escuelas de peluquería, para cortarles el pelo a los desclasados. “Ya la higiene los va a hacer menos vulnerables a las enfermedades”, explicó el polaco, que también apunta a ampliar las redes de atención médica, para atenderlos. Un pequeño detalle, que cambia mucho la vida de estas personas.

Visto en La Stampa

Agradecemos a Valentina Sarsur por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas