Buen Samaritano

Indigente gana la lotería y elige ayudar a necesitados

El húngaro László Andraschek, desempleado y agobiado por deudas, gastó sus últimos centavos en un ticket de lotería. Como en los cuentos de hadas, ganó cerca de tres millones de dólares y una parte de esos fondos irán destinados a una fundación para ayudar a adictos y mujeres abusadas.

 

Buendiario-boleto-loteria-homeless-hungria-solidaridad-adictos-mujeres-1

Laszlo, feliz y generoso

 

Andraschek jamás pensó que el destino le sonreiría; las perspectivas indicaban que pasaría otro año en las calles. Sin embargo, apostó a la suerte, y esta le sonrió: la fortuna que ha embolsado le permite ahora soñar con un techo, comida y un mayor bienestar. Los 630 millones de florines (unos 2,8 millones de dólares) que ganó lo convierten en uno de los mayores ganadores de lotería de la historia de su país.

Noticia relacionada: Sodeto, el pueblo español que ganó la lotería en conjunto y creció gracias a ello

Una de las primeras acciones del ex indigente fue hacer una donación significativa a un hostal para los sin techo en Budapest, ciudad a la que se dirigía cuando compró el ticket de lotería, camino a una reunión de alcohólicos anónimos. “Yo había elegido solamente seis números y la mujer que me atendió me recordó que tenía que elegir un séptimo número. Le dije que el último fuera el 24”, recuerda Andraschek, quien, para honrar a su suerte, quiere reutilizar su ganancia para montar una fundación que ayude a adictos a salir de su problema y a mujeres maltratadas por sus maridos a encontrar una nueva vida, más feliz y sana.

László, de 55 años, es residente de Gyor, al noroeste de Hungría, y además de ser solidario se encargó de pagar sus deudas. Luego, se dirigió en bicicleta a un concesionario y se compró un buen auto. El hombre no sabe manejar, y tampoco su esposa, pero sí sus hijos, para quienes va destinado. Y no sólo eso: a cada uno de sus tres hijos les compró un departamento, pagó las deudas de todos sus parientes y sacó un pasaporte, para llevar a su esposa a conocer Italia.

 

Buendiario-boleto-loteria-homeless-hungria-solidaridad-adictos-mujeres-2

El billete mágico

 

Su esposa, Anikó, lo ayuda a administrar los fondos y juntos planean cuidadosamente en qué usarlos. “Me volví rico, pero no soy una persona diferente. Con un televisor grande me alcanza, no necesito tres”, explicó Andraschek, quien además logró casi al mismo tiempo de ganar la lotería vencer al alcoholismo, y ahora quiere ayudar a otros a superar ese mal.

Noticia relacionada: Le fiaron la boleta del Quini y ganó dos millones

Hungría tiene unos 30.000 indigentes, y por eso Andraschek se sumó a causas de activistas que protestan las nuevas leyes húngaras que prohiben dormir en las calles. Consciente de su curiosa posición actual, el hombre no se olvida de su pasado reciente. Por eso apoya a la ONG A Város Mindenkié (“La ciudad es para todos”), que está organizando una manifestación en Budapest para reclamar que no se multe ni se encarcele a quienes duermen en las calles.

Curioso accionar el del destino, que da a un hombre la posición privilegiada de poder ayudar, y milagroso él, que elige usar su fortuna para una buena causa.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas