Mundo

Impulsan la enseñanza de programación en escuelas

Argentina impulsa un plan nacional para incluir la informática entre los núcleos de aprendizaje prioritario, y así integrar el avance tecnológico a la formación.

 

Buendiario-programar-argentina-informatica-2

 

El 85% de los argentinos tiene celular y siete de cada diez tiene una computadora en la casa. Esos datos surgen de estudios en todo el territorio del país, que registra un alto uso de dispositivos tecnológicos. ¿Por qué no incorporar saberes prácticos de informática y ampliar el conocimiento general sobre programación? Sobre todo tomando en cuenta que la industria argentina del software quintuplicó sus exportaciones durante la última década pero que la matrícula de las carreras de grado vinculadas a la Informática, Sistemas y Computación cayó un 20% en el mismo lapso.

El fomento del estudio de informática en la escuela de una manera atractiva se convirtió en algo prioritario para los ministerios de Ciencia y Tecnología y Educación. Así nació ProgramAR, creada en colaboración con la Fundación Sadosky y el programa Conectar Igualdad, y que cuenta con el apoyo de importantes figuras nacionales como Adrián Paenza o Emanuel Ginóbili. “¡Cómo me hubiera gustado aprender a programar en la escuela! ¿Llegará ese día? Seguro. La pregunta es: ¿cuánto faltará?”, escribió el basquetbolista en su cuenta de Twitter en septiembre de 2013. Su pedido, parece, se hizo realidad.

“Nosotros, que seguíamos a Manu porque es un referente deportivo, nos sorprendimos y lo invitamos a participar de la campaña de difusión”, cuenta Santiago Ceria, director de la Fundación Sadosky. Ginóbili se convirtió así en la primera figura que responde a la pregunta “¿Por qué aprender a programar?”; luego se sumarían otros grandes nombres como el matemático y divulgador Adrián Paenza; el fundador de Mercado Libre, Marcos Galperín; el diseñador de prótesis ortopédicas en 3D Gino Tubazo; y Mario Pergolini que cuenta la felicidad que sintió cuando, ya de adulto, se puso a estudiar programación. “Que haya figuras que no vengan del mundo de la tecnología nos ayuda a tratar de desarmar ese preconcepto que tiene mucha gente de que la computación es para geeks o que tenés que ser un nerd o que es muy difícil”, explica Ceria.

 

 

Varias organizaciones no gubernamentales venían promoviendo el hashtag #LaInformáticaComoMateria, y ProgramAR recoge ese guante, apuntando a que la programación sea parte del conjunto de contenidos indispensables que todas las provincias deben garantizar. Para eso se planeó la realización de siete foros regionales, de los que ya se realizaron cinco (el último fue en Mendoza, en noviembre de 2014). Los foros están abiertos a la comunidad docente y académica, a las empresas del sector, a las ONG, a desarrolladores, estudiantes, autoridades educativas y público en general. Allí se estimula la participación en tres formatos: el debate de políticas públicas, los hackatones de desarrollo (maratones de programación que utilizan la información disponible del Portal Nacional de Datos Públicos) y los talleres de programación y robótica (pensados para los estudiantes de las escuelas medias de cada región).

“Todo el mundo debería aprender a programar porque eso te enseña a pensar”, decía Steve Jobs, el mítico fundador de Apple. El debate sobre la necesidad del estudio de programación en la escuela está en la agenda de los países con más alto índice de desarrollo humano. “Los países que pican en punta son los que tienen un sistema más chico, centralizado, y lo tienen más aceitado. En países federales, como el nuestro, con sistemas educativos distribuidos, la complejidad es más grande. Pero igual vamos a poner el pie en el acelerador todo lo que podamos”, agrega Ceria. La meta es el futuro.

Visto en Tiempo News

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas